Skip to content

Corazón gigante (Fusi – Virgin Mountain) (***)

16 mayo 2016

A sus más de cuarenta años, Fusi es un inadaptado. Su único interés son las batallas de la Segunda Guerra Mundial, lo que no quita para que ayude a sus semejantes cada vez que se lo piden. Su vida cambia cuando le regalan un bono para asistir a clases de baile. En ellas conoce a Sjöfn, una mujer solitaria con trastornos psicológicos.

En el Festival de Tribeca de 2015 esta producción islandesa se alzó con el premio a la mejor película, director –Dagur Kári-  y al mejor actor en la figura de Gunnar Jónsson. Un tipo cuarentón y pasado de kilos cuyas posibilidades de protagonizar otra producción multipremiada van en proporción inversa a su peso. De momento, a su palmarés puede unir el de mejor actor en la pasada edición de la SEMINCI vallisoletana.  La afirmación anterior no la sostenemos porque esté exento de capacidad actoral sino que, debido a su físico, encontrar papeles a su medida resultará bastante complicado.

La historia de su personaje es la de un hombre casi desnaturalizado. Superados los cuarenta años vive con su madre –Margrét Helga Jóhannsdóttir-, a la que un día sorprende en brazos de su amante, Rolf –Arnar Jónsson-, un tipo que no comprende la desidia de Fusi. Trabaja en el departamento de equipajes del aeropuerto de la capital y se entretiene con recrear a escala las principales contiendas de la Segunda Guerra Mundial, especialmente la primera derrota de los nazis, sucedida en Egipto, con el general Rommel al frente. Una vez a la semana, compite con su amigo Mörour –Sigurjón Kjartansson-, recreando las batallas en las que los dados ofrecerán resultados distintos, al estilo de los Juegos de Guerra en tablero que causaron furor a finales de los setenta y principios de los ochenta.

También posee una colección de muñecos con los que juega con Hera –Franciska Una Dagsdóttir-, la hija de un vecino, aunque sus encuentros lleven a malentendidos sin fundamento. Pero si ha de soportar tener entre sus manos a Barbie, lo hace sin rechistar. Su predisposición a ayudar a los demás es tal que busca un soplete para que una vecina finalice una créme brûlée, y puede hacer con decoro chapuzas de albañilería y brocha gorda.

Cuando Rolf le regala por sus 42 cumpleaños un bono para asistir a clases de baile de country, lo que menos puede pensar Fusi es que le cambiaría la vida. Y el espectador que pueda desplazar su voluminoso cuerpo a los acordes de Coyote Dax. En la academia conoce a Sjöfn –Ilmur Kristjánsdóttir-, una mujer tan solitaria como él y con problemas psicológicos. Ambos se acercan, aunque ella lo ama tanto como lo repele, según su estado de ánimo. Eso no echa para atrás al protagonista, capaz de ocupar el puesto de barrendero mientras su chica está deprimida. Por cierto, en ese trabajo encuentra gente bastante más cercana que entre sus compañeros en el aeropuerto, para quienes Fusi es el principal blanco de sus chancas.

La solidaridad, el buen corazón, su disposición a ayudar siempre a los demás hacen de Fusi un personaje para recordar. Un paso más de la Bella y la Bestia, un ejemplarizante inadaptado social con una capacidad de entregarse a los demás mucho más grande que su oronda figura. Gunnar Jónsson tiene posibilidades de lucimiento y las aprovecha de la mejor manera posible. También su director, para quien el tema no le resulta novedoso.

De la filmografía de Dagur Kári sólo conocemos su anterior trabajo –The Good Heart, 2009-, con Paul Dano y Brian Cox en los papeles principales. Aquel interpretaba a Lucas, un muchacho de buen corazón que vivía en una caja de cartón bajo el puente de Brooklyn. Lucas y Fusi llevan caminos paralelos, aunque partan de postulados distintos. El islandés no quiere suicidarse, aunque parece ajeno a todo lo que le rodea. También encuentra, aunque de forma tardía, una razón para seguir adelante y la compasión que destila, tanto hacia afuera como hacia dentro, es mayúscula. Kári narra la historia con absoluta sensibilidad, haciéndola entretenida y sin precipitarse en la realidad de la marginación. Ayuda a que el personaje central sea más próximo y lleguemos a encariñarnos con él. Algo que, de inicio, parece imposible.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: