Saltar al contenido

Francofonia (Francofonia, le Louvre sous l’occupation) (****)

3 junio 2016

Durante el dominio nazi en Francia a lo largo de la Segunda Guerra Mundial las autoridades germanas decidieron proteger la valiosa colección pictórica del Museo del Louvre. Jacques Jaujard, por parte gala, y el conde Franz Wolff-Metternich, por el lado invasor, fueron los responsables de salvaguardar el tesoro artístico.

A veces, el cine nos deja obras que se diferencian  del resto. De por sí, el ruso Alexander Sokurov es un cineasta complejo, pero sus trabajos anteriores palidecen en este sentido ante su última propuesta. Un ensayo sobre el arte, una mezcla de documental y ficción. Una ensoñación, en suma, sobre la salvaguarda de los tesoros pictóricos del Louvre centrada en dos personajes, el republicano Jacques Jaujard –Louis-Do de Lencquesaing-, director del museo, y el conde Franz Wolff-Metternich –Benjamin Utzerath-, responsable de las fuerzas de ocupación nazi en París durante la Segunda Guerra Mundial

Sokurov insiste en que el arte es el fundamento de todo. Partiendo de un cuadro del Louvre, y de una disculpa, repasa lo sucedido en la capital francesa cuando se convirtió en una ciudad abierta. La mayor parte de sus habitantes emigraban hacia el sur mientras el mariscal Philippe Petain instauraba el gobierno en Vichy. Los nazis, a través de un bando difundido entre sus tropas, decidieron conservar los tesoros artísticos del país dominado, tanto el contenido del Louvre como los castillos y edificaciones más importantes.

Con un guion absolutamente salpicado, se reconstruye la historia del museo más importante de Francia, sosteniendo el autor que, sin él, el país no tendría importancia alguna. Destaca principalmente los cuadros, aunque también hay recuerdos para los bajorrelieves sumerios, las figuras aladas asirias o los testimonios egipcios. Podría tratarse de un documental al uso si no fuera por la propia puesta en escena, con la fotografía de Bruno Delbonnel falseada y envejecida a propósito para provocar la sensación de un trabajo de la época, y el hecho de que se hayan utilizado actores para representar a los dos personajes principales. De ambos quedan muy pocos datos, apenas media docena de fotografía, y el trabajo técnico apuesta por aparentar la realidad histórica a través de una propuesta dramática.

La cinta es densa. Tanto, que exige un segundo visionado. A veces se contrae sobre sí misma, y otras se expande. Regresa a lugares visitados y explora, a través de distintas capas, otros caminos, como las imágenes de Anton Chéjov y León Tolstói en sus respectivos lechos de muerte. Recupera miradas de personas que vivieron en la primera parte del siglo XX, y sostiene que de ellas se pueden extraer muchas consecuencias. Transportadas al arte pictórico, ayudan a conservar la historia.

Hay que ser seguidor de Sokurov para respaldar con énfasis esta cinta, cuyo recorrido comercial  se reduce a sus incondicionales. La presencia de Marianne –Johanna Korthals Altes – y de Napoelón Bonaparte –Vincent Nemeth- viene a recalcar el sentido onírico de la propuesta. Ellos representan a Francia, son Francia. ¿Es posible entender el Louvre sin el legado de Napoleón y sin el espíritu de las tres palabras que alentaron la República? Posiblemente, no. Liberté, egalité, fraternité, son las únicas que repite el símbolo revolucionario. Ese soy yo, insiste el que fuera emperador. ¿Fantasmas del museo? Nunca. Pero sí espíritu del mismo.

En todo caso, Francofonia es un experimento controlado, en el que se sabe a ciencia cierta lo que se pretende. Tan ruso como complicado. Será complicado que Sokurov añada nuevos adeptos a su causa pese a que ha firmado su trabajo más brillante. Un largometraje, en suma, que nos obliga a pensar, hace que recapacitemos, aunque no sólo en el valor intrínseco de la cultura. También sobre el cine mismo. Producciones así justifican el séptimo arte, pero esta producción encaja en el mismo lugar que el abstracto dentro de los estilos pictóricos.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: