Saltar al contenido

El reino de los monos (Pourquoi j’ai pas mangé mon père – Evolution Man) (*)

5 junio 2016

Hace dos millones de años, el rey de los monos tuvo dos hijos, pero el mayor era raquítico y deforme, por lo que ordenó que se deshicieran de él. Mientras el heredero se convertía en un adolescente fuerte y aguerrido, su hermano, rescatado por otro simio, se mostraba muy avispado y hasta un referente de la evolución.

En 1960 Roy Lewis publicó ¿Por qué me he comido a mi padre?, una novela sobre la evolución humana centrada en el personaje de Edouard, un simio enclenque y deforme que, no obstante, enseñó a sus congéneres a caminar erguido sobre sus pies, a controlar el fuego y, al tiempo que descubría el amor, se sintió tentado por mejorar otros adelantos, como el pegamento. La película, ópera prima de Jamel Debbouze, que contó con cuatro guionistas, se aparta sustancialmente del mensaje, y también de la trama del autor literario, proponiendo una historia eminentemente juvenil rodada íntegramente en motion capture o animación por captura de movimiento.

El rey de los monos tiene dos hijos. Su consejero, el oportunista y zalamero Vladimir, que ejerce de gran chambelán, le muestra a uno de ellos, un bebé fuerte llamado Vania que parece poseer todos los ingredientes para convertirse en un heredero ejemplar. Pero no es el primogénito, ya que antes ha visto la luz un pequeño raquítico y con pies deformes, puesto que su pulgar no puede superponerse al resto de los dedos. El monarca pide a Vladimir que se deshaga de él y éste le laza por un precipicio.

Como un Moisés cualquiera, el bebé, que no es arrojado a las aguas, logra atemperar su caída por las hojas de los árboles y se encuentra con Ian, un tipo perezoso y sensible, que admite inicialmente al muchacho a regañadientes. Edouard se muestra muy sensible y va ganando en conocimiento. Progresa en sus descubrimientos e incluso camina erguido cuando es perseguido por una manada de lobos. También llega a sentir el amor cuando conoce a Lucy y se produce el inevitable enfrentamiento entre hermanos, aunque colaborarán juntos después de que Edouard enseñe a sus congéneres el fuego y comiencen a habitar en cavernas y en construcciones de madera.

Lo mejor de esta producción, que se ha ido por encima de los 32 millones de euros, es su fortaleza técnica. Los diferentes simios están muy conseguidos, aunque no tanto otros animales que aparecen en el film. Uno de sus méritos más importantes ha sido la recreación del personaje de Vladimir partiendo de intervenciones en el celuloide de Louis de Funès, fallecido en 1983. Todo un hallazgo y un mérito añadido, pero tal vez estéril si tenemos en cuenta al público al que va dirigido y que, fuera de Francia, es posible que desconozcan casi todo del gran cómico galo de ascendencia española.

Su mismo target juega en contra de esta propuesta. Los más pequeños no serán capaces de vibrar con las aventuras y hallazgos de Edouard, mientras que el público adulto también se encontrará bastante alejado de un guion que se aleja demasiado del aspecto didáctico de la historia original. Los jóvenes prefieren otras cosas muy diferentes a que le cuenten que uno de los pasos de la evolución es que el nuevo rey no se coma al padre muerto. Eso es canibalismo, se dice. Al contrario, se muestra un juego de pelota con lianas que recuerda en parte a la disciplina en la que triunfó Harry Potter montado en su escoba.

La propuesta fílmica de Jamel Debbouze, que también se encarga de poner la voz al personaje protagonista en el original, pretende acercarse a las propuestas animadas de Hollywood sin perder la esencia europea de este tipo de producciones, lo que se traduce en una cierta indefinición. En las secuencias de acción se queda por debajo de la media, aunque supera ésta en el tratamiento de los personajes y en sus movimientos.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: