Skip to content

Villar, las presidencias y el seleccionador

9 julio 2016

Ángel María Villar teje y desteje a su antojo el fútbol español. Ha conseguido posponer las elecciones domésticas hasta saber si puede encabezar la UEFA. Además, tiene que nombrar un nuevo seleccionador y, para evitar responsabilidades, se remite a un comité de expertos compuesto por personas de su confianza.

Correspondía haber convocado las elecciones a la Real Federación Española de Fútbol en los primeros meses del año por no haberse clasificado la selección masculina ni la femenina para los Juegos de Río de Janeiro. Utilizando argucias legalmente discutibles, Ángel María Villar ha conseguido aplazarlas para después del verano. Para entonces, el abogado bilbaíno ya sabrá si se queda al frente del máximo estamento futbolístico europeo o si su candidatura ha sido doblegada por lo que no le quedará más remedio que refugiarse en sus cuarteles de invierno; esto es, la RFEF.

Villar supone que cuenta con el apoyo de trece de las dieciséis federaciones que elegirán al sustituto de Michel Platini, pero lo mismo piensa el abogado esloveno Aleksander Ceferin. Además, siendo el máximo responsable arbitral en los estamentos internacionales desde hace años, no se enteró de primera mano que el colegiado español en la Eurocopa francesa, Carlos Velasco Carballo, regresó a España con antelación mientras su homónimo esloveno Damir Skomina se quedó hasta el final. De todas formas, en la UEFA se aprecia el conocimiento de las interioridades del planeta fútbol y en ese aspecto existe una clara ventaja en favor de su actual presidente en funciones.

Antes de todo ello, Villar tendrá que nombrar nuevo seleccionador masculino de fútbol tras la renuncia de Vicente del Bosque, que se quedará como asesor presidencial sin apeas voz, sin voto y sin otros emolumentos que las dietas. El presidente no quiere asumir la responsabilidad en primera persona y ha creado una comisión de expertos para elegir al candidato idóneo. Todos ellos son fieles seguidores de su actual jefe por lo que no es una forma de colocar un escudo en una decisión que puede ser temeraria si no continúa al frente del aparato federativo. En caso de llegar otro presidente pocos meses después, se encontrará con esa y otras muchas decisiones tomadas en firme con anterioridad.

Para el puesto de director técnico masculino de la Federación se barajan algunos nombres. Paco Jémez parece haber perdido la carrera porque Villar quiere un parado para el cargo y el técnico andaluz ya está al frente de un equipo de Primera División. Quedan Joaquín Caparrós, José Antonio Camacho, Julen Lopetegui y Miguel Michel González del Campo, quien figura siempre en todas las quinielas aunque se trate de la elección papal. Lopetegui significa la línea continuista, mientras que Caparrós y Camacho aportan más nervio y fuerza que técnica a sus equipos.

De cualquier forma, el nuevo seleccionador tiene diversos retos que afrontar, y nada desdeñables. Deberá hacer frente a una regeneración del equipo. Andrés Iniesta y Bruno Soriano ya tienen 32 años, Santi Cazorla los cumplirá en diciembre y Juanfran Torres en enero. Pensar en Aritz Adúriz -35- como delantero dentro es una utopía y Sergio Ramos -30- y Cesc Fábregas -29- han demostrado que si no están en buenas condiciones físicas su rendimiento es bastante deficiente. Otro problema es qué hacer con Iker Casillas, cuya sombra sigue siendo muy alargada. Y para un portero su edad -35 años- no parece tan problemática a corto plazo.

De todas las sustituciones, la más problemática es la del central. Vicente del Bosque fue incapaz de dotar savia nueva a esa posición en los últimos cuatro años. Bartra y Nacho no parecen opciones reales y hay que inventar defensas o recurrir a los que se han asentado en clubes extranjeros. Después, debe dotar al equipo de la intensidad que ha faltado desde Sudáfrica, aunque sea a costa de sacrificar ciertos peones. Por último, encontrar una de las piedras filosofales del fútbol moderno, aparte de jugar como un equipo solidario: las jugadas de estrategia. En algunos partidos de la última época se han llegado a lanzar más de veinte saques de esquina sin encontrar el premio del gol. Los lanzamientos de falta representan otro de los tabúes. En el fútbol actual, en el que la igualdad es cada vez mayor, las acciones a balón parado determinan el devenir de los encuentros. Ese tren se nos ha escapado muchas veces, pero La Roja lo debe agarrar aunque sea en marcha.

Anuncios

From → Deportes

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: