Skip to content

Blood Father (*)

13 septiembre 2016

Una muchacha de dieciséis años, a la que su novio le ha tendido una trampa frente un cartel de la droga, decide acudir a su padre como último recurso. Su progenitor, veterano de guerra, antiguo ex motero y ex presidiario, pasa por una etapa de desintoxicación pero no duda en enfrentarse a quienes desean ver muerta a su pequeña.

Desde su trabajo en Mad Max no cabe duda de que Mel Gibson ha constituido siempre un valor seguro en la gran pantalla. Su estrella palideció con la llegada del actual siglo debido a sus problemas con el alcohol, declaraciones poco convenientes, y una relación nada amistosa con su pareja. Ha ido dando tumbos en los últimos años, en los que ha destacado más por sus personajes de acción en funciones de Serie B. Vacaciones en el infierno es la más destacada, y en todas ellas representa a personajes crepusculares, prácticamente acabados, que consiguen sobrevivir gracias a sus experiencias pasadas.

Esos seres atormentados se resienten también por sus relaciones con las mujeres y los ataques que puedan sufrir sus hijas. En el momento actual, que ha vuelto al timón de la dirección con pulso firme, y habiendo aprendido las lecciones que le presentó la vida, especialmente en la última década, Gibson pretende volver por sus fueros. Para ello, nos deja el que puede ser su testamento de esta época oscura, porque Link, el papel que interpreta, surgido de la novela escrita por el coguionista Peter Craig, parece un calco de su propia vida mezclados con los ofertados por sus últimos roles.

Veterano de guerra, ex motero y ex presidiario, malvive en una casa rodante donde practica tatuajes. Lleva tiempo sin probar el alcohol mientras cumple el período de libertad condicional controlado por su amigo y vecino Kirby –William H. Macy-. Es entonces cuando recibe la llamada de su hija Lydia –Erin Moriarty-, a la que no ve desde hace mucho tiempo. Su novio Jonah –Diego Luna-, familiar de Choop –Daniel Moncada-, un capo del narcotráfico, le ha tendido una trampa, presentándola como responsable de haberse quedado con fuertes sumas de dinero cuando, en realidad, él era el único responsable.

La vida de Lydia está en juego y su cabeza tiene un alto precio, no solo por los mafiosos sino también por las autoridades, que la consideran responsable de la muerte de algunos policías durante un atraco. Link decide acudir a El Predicador –Michael Parks-, quien le debe algún favor, para hacer frente a las amenazas. Nada es fácil y los problemas se acumulan con la muerte de Kirby y la traición de El Predicador y su esposa. La regeneración que buscaba el protagonista debe ser absoluta y no hay mejor antídoto cuando caes a los infiernos que morir para volver a vivir.

La historia apenas ofrece novedades. Con aires de western, rodada en paisajes prácticamente desolados, esta nueva entrega de serie B apenas pasaría cualquier filtro si no fuese por la presencia de un arrugado Mel Gibson, marcado por el paso del tiempo y por el enorme peso de sus problemas extra profesionales. También tiene un buen porcentaje en el haber para que esta producción no se haya quedado en el limbo la dirección de Jean-François Richet.  No es un artista, en la máxima extensión de la palabra, pero sí un buen artesano que cumple con creces en las escenas de acción, las que ayudan a mantener vivo el espectáculo.

Si no fuera por ella, tampoco hubiera servido de mucho la presencia del actor protagonista, muy por encima de la mayoría de compañeros de reparto, en especial de Diego Luna. Quien saltase a la popularidad junto a Gael García Bernal por sus amores con Maribel Verdú en  Y tu mamá también, nunca ha conseguido superar la trascendencia de aquel trabajo a las órdenes de Alfonso Cuarón. Los duelos con armas de fuego y las correspondientes palizas minimizan la posibilidad de hurgar en lo más profundo de los personajes. Son simples marionetas al servicio de una historia que no deja lugar para los sentimientos. Un producto vulgar, visto en muchas ocasiones que se asienta en un actor en declive que buscar reverdecer laureles y un director que cumple pero que, entendemos, tampoco está capacitado para dar mucho más de sí.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: