Skip to content

Robinson. Una aventura tropical (Robinson Crusoe) (*)

18 septiembre 2016

Versión animada, rodada en 3D con ordenador, de las aventuras protagonizadas Por Robinson Crusoe. En este caso, el náufrago encuentra la amistad de un guacamayo alirrojo a quien llama Martes, mientras que el resto de animales que habitan la isla se las arreglan para tramar sus respectivos enfrentamientos hegemónicos.

La novela escrita por Daniel Dafoe ha dado mucho juego en el celuloide. La última adaptación nos llega de Bélgica, con una propuesta de animación 3D por ordenador a cargo del debutante Vicent Kesteloot y del veterano Ben Stassen, con más de media docena de filmes de este género a sus espaldas, incluidas La casa mágica y las dos entregas de Las aventuras de Sammy. La puesta en escena es muy colorista, como corresponde al escenario en que se ubica, al tiempo que se ha optado por la presencia de una diversidad de animales que intentan enriquecer el relato original.

A consecuencia de un naufragio, Robinson Crusoe, en sus ansias por conocer mundo, ha llegado a la isla desierta en compañía de su gato Aynsley. El lugar era un paraíso para los animales que lo habitaban, especialmente para Mack, un guacamayo alirrojo que se convertirá, junto al humano, en protagonista de la historia. En principio, procuran ocultarse de lo que consideran una amenaza, pero cuando el pájaro es descubierto por el humano recién llegado, lo termina acogiendo y llamándole Martes.

Con la presencia de dos gatos famélicos que también han sobrevivido al naufragio, se desencadenan los incidentes, que terminan con un incendio en la casa de madera en la que finalmente habitaba Robinson Crusoe. El humo alerta a los tripulantes de un barco pirata, lo que da lugar a nuevas aventuras en la que participan la mayoría de los personajes que han desfilado con anterioridad por la pantalla.

El relato tiene, de por sí, una fuerza interior que provoca el interés, al que se le ha añadido una paleta de colores sorprendente y una animación más que aceptable. Sin embargo, falla la transcripción. Sus mentores han construido un guion dirigido fundamentalmente a los más pequeños, por lo que los mayores tendrán que hacer frente a un verdadero suplicio a la hora de enfrentarse con un largometraje que aparenta durar mucho más de la hora y media en que verdaderamente se completa.

Con el videojuego Monkey Island como referente, en una primera impresión a vuelapluma, la fragilidad de la historia y languidez de las secuencias terminan por castigar en exceso el conjunto final. Sus personajes no pasarán a la historia y eso que por el presumible tiempo y trabajo empleados en darles forma hubieran merecido mejor suerte. Mack, o Martes, podría haber trascendido entre el cuidado empeño de las formas, las buenas siluetas de los animales, y una animación en ocasiones sorprendente, como es el caso del movimiento del agua durante la tormenta que da como resultado el accidente, pero en ningún momento llega a apasionar ni a motivar nuestro interés.

Como si de una evocación del País de Nuncajamás se tratase, el paradisíaco hábitat tiene su contrapunto, una roca llamada Isla de la Maldición, que será clave en los enfrentamientos llevados a cabo por las distintas especies del relato. Todo ello bien presentado, aunque narrado con escasa eficiencia y sin la brillantez visual de la narración.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: