Skip to content

Inferno (**)

14 octubre 2016

Cuando el profesor de simbología de Harvard despierta en un hospital de Florencia sin recordar lo ocurrido en las últimas cuarenta y ocho horas, se inicia una carrera contra reloj. Un científico transhumanista ha preparado un virus que terminará con gran parte de los habitantes del planeta después de echar la culpa a la sobrepoblación de todos nuestros males.

Después de que haber dirigido El código da Vinci y Ángeles y demonios, el director Ron Howard se ha saltado la tercera de las entregas literarias protagonizada por Robert Langdom, profesor de simbología de la Universidad de Harvard. Concretamente, la que se centra en la masonería. Inferno presenta un núcleo mucho más actual, como es el de la sobrepoblación del planeta y, aunque no sea la mejor novela de Dan Brown, puede que nos encontremos con la película más atractiva de la serie debido, precisamente, a su temática y al bien trabajo del ganador de un Oscar por Una mente maravillosa Beautiful Mind, 2001-.

El argumento es un enredo en el que Langdom, una vez más, se ve obligado a salvar al mundo cuando el doctor Bertrand Zobrist –Ben Foster- abogaba por la propagación de un virus que destrua la mayor parte de los seres humanos de la Tierra, ya que centra en la sobrepoblación la mayoría de problemas que sufrimos los seres humanos. Langdom despierta en un hospital de Florencia sin recordar lo que le ha sucedido en las últimas 48 horas. Le atiende la doctora Sienna Brooks –Felicity Jones-, cuando una mujer, Vayentha –Ana Ularu- con uniforme de carabinieri pretende abatir al enfermo.

Entran en juego la Organización Mundial de la Salud, que permite reencontrar a Langdom con un antiguo amor en la figura de Elizabeth Sinskey –Sidse Babett Knudsen-, una organización titulada El Consorcio, dirigida por Harry Sims –Irrfa Khan- y un enconado agente, Christoph Brüder  -Omar Sy-, que pretende vender el virus al mejor postor.  Una vez más, el protagonista debe resolver una serie de claves y enigmas que desembocan directamente en Dante Alighieri, por lo que la acción conduce directamente a Florencia, la cuna del poeta, Venecia y Estambul, donde se resolverá definitivamente. Los lugares más emblemáticos de esas ciudades desfilan por la pantalla, incluida la Basílica de la Cisterna, o Ciudad Sumergida, la más grande de las sesenta construidas bajo la gran ciudad de la Turquía europea.

La acción no decae en ningún momento, aunque la historia se vuelva confusa y se intente arreglar con unos diálogos escasamente notables. Tom Hanks encarna nuevamente al profesor de Harvard y aporta algunos matices a un personaje plano. A caballo entre Jason Bourne y el buscador de tesoros interpretado en dos ocasiones por Nicolas Cage, tanto Langdom como el resto de personajes están dibujados con brocha gorda. Prima la aventura y la intriga sobre cualquier otra opción. Hasta el propio Hanks se muestra monótono por momentos si bien está acompañado por un reparto más efectivo que los papeles con los que han debido lidiar.

La belleza de la ciudad de Florencia, así como el Gran Canal de Venecia y su catedral de San Marcos, contribuyen a dar lustre al film, que se enriquece con el interior de Santa Sofía y la Basílica de la Cisterna y sus decenas de columnas emergiendo del agua. La partitura de Hans Zimmer es lo suficientemente elocuente para subrayar con tino las imágenes y en este aspecto también está por encima de las adaptaciones literarias precedentes de Dan Brown. La dirección de Ron Howard es el elemento más salvable.

Definitivamente, la película cumple con sus expectativas de entretener durante dos horas. No hay que pedirle más a esta producción, porque tampoco lo tiene. La novela original es un best seller de consumo para leer en el transporte público y su versión cinematográfica está a su altura, incluido los crípticos textos de Dante, que se intentan justificar sin demasiada convicción a lo largo y ancho de las imágenes. Un thriller de acción en el que, nuevamente, el protagonista debe salvar al mundo y toda esa mierda, como sostiene el personaje encarnado por Irrfa Khan en un momento determinado.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: