Skip to content

Le fils de Joseph (***)

10 enero 2017

Marie siempre se ha negado a descubrir a Vincent el nombre de su padre- El muchacho, metido de lleno en la adolescencia, quiere respuestas y no cesa hasta dar con su progenitor. Se pregunta cuáles son las razones que lleva a un padre a rechazar a su hijo y, acto seguido, pretende arreglar a su manera todos los descosidos.

La habitación de Vincent está decorada con los objetos normales de un adolescente, pero algo destaca y llama la atención. Se trata del cuadro de Caravaggio en el que Abraham está dispuesto a sacrificar a su hijo por mandato divino. En la única referencia pictórica en la que se ve el rostro angustioso de Isaac al sentir la daga en su cuello. Yahvé ordena al patriarca anular el sacrificio toda vez que le ha demostrado su ciega obediencia. Abraham no rechaza a su hijo. Su acto está condicionado por la fe. Es muy distinto el caso de Vincent –Victor Ezenfis-, ya que ha sido rechazado por su progenitor. De ahí que su madre -Natasha Régnier- le siga ocultando reiteradamente su identidad.

Nada puede ocultarse eternamente. Y no tarda en salir el nombre de Oscar Pormenor –Mathieu Amalric-, un afamado, cínico y egocéntrico editor en una de cuyas presentaciones se cuela el muchacho, a quien le falta tiempo para saber el escaso compromiso que tiene su padre biológico la familia. Ni siquiera recuerda el nombre de sus hijos biológicos reconocidos. Por tanto, poco o nada puede esperar de él. Será el objeto de una particular venganza. A cambio, en la reunión literaria conoce a una serie de personajes variopintos. Desde una curiosa Violette Tréfouille –Maria de Medeiros-, que le confunde con un escritor de próximo éxito, a Joseph –Fabrizio Rongione-, su tío carnal. Tomando esos personajes como elementos de su trama, Vincent intentará recomponen el puzle de su vida y zurcir con mayor o menor acierto todos los agujeros.

El cineasta Eugène Green articula el relato como en él es habitual, minimizando los gestos, con una interpretación austera, que en principio sorprende, descoloca, y provoca una cierta lejanía con el espectador. A cambio, sus planos son atractivos, casi pictóricos, destacando el de la mesa al borden de un acantilado. En ningún caso se aleja de una premeditada frialdad que se muestra incluso en los colores de sus fotogramas. Distribuye la película en cinco apartados, todos ellos con reminiscencias bíblicas. Parte del sacrificio de Abraham y concluye con una alegoría de la Sagrada Familia, cuando tres personajes y una mula comienzan su particular hégira hacia un futuro mucho más optimista que el propuesto hasta entonces.

Al inicio se centra en la impersonalidad, con una capital en la que cada uno va a su aire, donde los transeúntes se chocan por la aglomeración y las prisas sin detenerse por si hubiera daños colaterales. Es la civilización del móvil y del cada uno a lo suyo. El protagonista, aislado igualmente en su propio círculo, procura que la vida gire a su conveniencia. No es diferente a los demás. Únicamente, nos parece distinto porque la historia versa sobre él y en él.  Nunca se prescinde de un componente religioso. Alguien nos ayuda en nuestros designios mientras que desde lo Alto se vigilan nuestros pasos. Se da la mano con la filosofía de Platón y ese ser demiurgo encantado con lo que muestra.

Por medio de encuadres estáticos y escatimando recursos, Green apuesta por una comedia inteligente. Obvia las carcajadas pero se ríe de las imposturas. Desde los secretos de familia al falso mundo intelectual, lleno de exageración y engaño. La parábola está muy bien resuelta y Joseph, o José, volverá a ser el representante del amor puro. Padre putativo, pero hermosamente fraternal por culpa de Vincent –Jesús-, catalizador de la historia, que deja incógnitas por resolver para abrazarse en brazos del misterio y, ¿por qué no? Del milagro.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: