Skip to content

Underworld: Guerras de sangre (Underworld: Blood Wars) (*)

14 enero 2017

La vampira Selene se ve perseguida por los dos clanes principales de la saga, el de los Lycans y el de los vampiros, por los que fue traicionada. Con la ayuda de Thomas y de David, el único puro de su estirpe, intentará poner fin a las luchas seculares protagonizadas por ambos bandos.

La quinta entrega de la saga Underworld, secuela de la estrenada en 2012, contentará a sus fans porque la epopeya continúa y, además, contiene una buena dosis de acción. Tampoco es menos cierto que quienes no sean seguidores de la franquicia no serán tan afortunados. En el mejor de los casos, pueden quedarse como estaban y no sentir ni frío ni calor. Si desconocen los antecedentes y no tienen ni idea de la historia, su despiste será mayúsculo y, aunque no le costará seguir el hilo principal, se preguntarán repetidamente qué es lo que está pasando para que apenas comprendan nada.

Decían del torero Curro Romero que había que ser de su cuadrilla para presenciar una gran faena del mítico Faraón de Camas, porque su maravilloso talento lo destilaba a cuentagotas. Lo mismo sucede con este film. O se es un experto en licántropos y vampiros desde que en 2003 arrancó la producción inicial, o todo nos parecerá bastante incomprensible. Y no es que el guion sea complicado ni la puesta en escena de la debutante Anna Foerster oculte datos al espectador, ya que en la secuencia inicial se lleva a cabo un pequeño resumen para ponernos al día. Es lo mínimo, después de dos entregas anteriores y otras tantas precuelas.

Selene –Kate Beckinsale- vuelve a ser la protagonista absoluta. Tiene una hija, Eve, producto de su amor por Michael Covin, un híbrido licántropo y vampiro que, como ella, es un descendiente lejano de Alexander Corvinus. El actor Trent Garret sustituye a Scott Speedman, quien dio vida a este personaje en dos de los capítulos anteriores. Los vampiros van detrás de ella después de la muerte de dos de sus miembros más destacados, Viktor y Marcus, mientras que los Lycans, encabezados por Marius –Tobias Menzies-, también quieren apresarla para localizar a Eve y, por medio de su sangre, conseguir un ejército de híbridos que dominarían la Tierra.

La protagonista, que pretende poner fin a los enfrentamientos seculares entre las dos facciones cuenta con la ayuda de Thomas –Charles Dance-, un anciano vampiro, y de su hijo David –Theo James-, un auténtico pura sangre. Paralelamente, surgen otra serie de personajes, destacando fundamentalmente los femeninos. Semira –Laura Pulver- es una vampira ambiciosa, capaz de traicionar a los suyos para conseguir el poder. Alexia –Daisy Head- es una seguidora de la anterior, capaz de conocer los recuerdos de cualquier ser con sólo saborear su sangre; y Lena –Clementine Nicholson-, hija de Vidar,  es la guerrera más afamada del Norte, donde se desarrolla la mayor parte de la acción.

Hay personajes a los que las balas no les causan daño, otros que emergen como inmortales, aunque los de su misma facción no lo sean, al tiempo que la mayoría de vampiros  son sensibles a la luz, pero el resto no. Se juega con el factor de ser puros, híbridos o… Por eso decimos que los seguidores de la saga tienen  las claves necesarias para entrar de lleno en esta propuesta. En la versión subtitulada se le dice a Selene que el agua es el camino, sendero si efectuamos una traducción literal. ¿Puede alguien resucitar por medio del agua? Da la sensación de que el guionista ha hecho y deshecho a su antojo y que cuando llegaba a un punto sin retorno se inventaba una salida que, seguramente, no estaba en los planes de los creadores de la saga,

El vestuario y los movimientos de los licántropos, especialmente cuando se transforman, resultan de lo más atractivo. Dejan en pañales a la primera cinta premiada con el Oscar al mejor maquillaje, Un hombre lobo americano en Londres -1991-. Ahora, los efectos visuales ayudan a que las sorpresas vayan en aumento. Las secuencias de acción tampoco defraudan y, a la vista del argumento, se aguarda una sexta entrega, confirmada ya por uno de los creadores de los personajes originales, Len Wiseman. Si el agua funciona como camino de la resurrección, Kate Beckinsale volverá a convertirse en Selene, aunque variará su peinado y su traje de cuero se reforzará con un abrigo de marmota.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: