Skip to content

La luz entre los océanos (The Light Between Oceans) (**)

16 enero 2017

Un excombatiente de la Primera Guerra Mundial acepta el trabajo de farero en una instalación de la Commonwealth, en Australia. Allí se enamora y se casa con una bella lugareña hasta que un día salva de las aguas a un bebé. A instancias de su esposa deciden quedárselo aunque no tardarán en conocer a su verdadera madre biológica.

El melodrama no es un género fácil. Su opuesto, la comedia, funciona mejor o peor según sean los gags y los ingeniosos diálogos. En el caso del melodrama, hay que tener el pañuelo a mano, aunque si no está bien estructurado y el guion no encaja como debiera, habrá más risas que llantos. Ese no es el caso de esta adaptación de la novela de M.L. Stedman a cargo de Derek Cianfrance, responsable de Blue Valentine –2010-. La historia arranca poco después de la conclusión de la Primera Guerra Mundial en la costa oeste de Australia, allí donde confluyen los océanos Pacífico e Índico.

Un retraído héroe la contienda, Tom Sherbourne –Michael Fassbender-, acepta el empleo de farero en una isla deshabitada próxima a la localidad de Janus Rock. No es un destino apetecible, pero encuentra en el lugar el paraje idóneo para dejar atrás los traumas provocados por el enfrentamiento bélico, un episodio de su vida que casi siempre rehúye. En la pequeña localidad conoce a Isabella Graysmark –Alicia Vikander-, con quien se desposará en 1921. En los dos años siguientes nacen muertos dos bebés prematuros, lo que llena de abatimiento a la pareja hasta que Tom divisa una barca a la deriva cerca del faro. Cuando acuden al rescate encuentran a una pequeña de pocos meses de edad y el cadáver de un hombre al que dan sepultura.

Por iniciativa de Isabella, deciden quedarse con la niña, aunque su esposo, un hombre de honor, tenga remordimientos. Mucho más, cuando conoce a Hannah Roennfeldt –Rachel Weisz-, quien perdió a su marido y a su hija después de que ambos se hicieran a la mar en un pequeño bote. Se había casado con un alemán, hecho denostado por los lugareños a causa de la guerra y a resultas de lo cual le empujaron a dejar la zona. Tom no quiere perder a la niña , pero sus dudas se acrecientan, y envía suficientes señales a Hannah como para hacerle creer que su hija está viva.

Con veteranos actores australianos, como Jack Thompson, y otros pertenecientes a la última generación de profesionales en ese país –Benedict Hardie, por ejemplo-, el elenco cumple y potencia los personajes. Hay otro que no figura en los créditos: el mar. En la novela, ocupa un lugar preferente, incluso como válvula de escape de los protagonistas. No da esa sensación en la propuesta de Cianfrance, que sí obtiene bellas imágenes de la isla y del agua, pero sin que en ningún momento sobrepase la categoría de un decorado de lujo. Tanto en el film como en la obra literaria se concede mayor importancia a la soledad. En este caso, provocado por la pérdida de un hijo. Isabella no se encuentra reconfortada únicamente con su marido, y Hannah tampoco halla consuelo en la familia de su adinerado padre –Bryan Brown-, ni en el cariño que le muestra su hermana Gwen –Emily Barclay-.

El triángulo protagonizado por los tres personajes principales resulta conmovedor, y está adornado con una buena puesta en escena, unos paisajes atractivos y una partitura de Alexandre Desplat que colabora a las emociones propuestas en la pantalla. Eso no significa que el conjunto nos deslumbre, porque la ortodoxia y el academicismo de que hace gala nos insensibilizan y aporta un distanciamiento que exagera el ritmo pausado de la historia, aspecto que ya evidenciaba la novela, que sólo parecía acelerar en su última parte. Lo cierto es que, en principio, parece que nos vamos a encontrar con un melodrama cansino, pero a medida que avanza notamos un mayor interés en la propuesta, que mantiene una línea equilibrada. Lo que no significa que sea tan sugerente como cabría esperar a la vista de un reparto importante y de un respaldo en la producción bastante notable.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: