Skip to content

XXX: Reactivado (xXx: Return of Xander Cage) (*)

22 enero 2017

Xander Cage ha sido dado por muerto, pero regresa para vengar la muerte de su mentor, Augustus Gibbons. Como trasfondo, localizar un artefacto capaz de interferir en la órbita de los satélites artificiales y precipitarlos sobre un objetivo determinado.

Uno de los personajes de la película le dice a Xander Cage –Vin Diesel-, justamente antes de que se anuncie una nueva entrega que, ha de dar leña, ligarse a la chica y ser un tipo guay en todo momento. Buena definición de un film de acción, y especialmente del tipo que nos ocupa, al que su protagonista y productor ha resucitado, junto a su personaje, para convertirlo en una franquicia de mucha leña, chicas guapas y protagonizada por un tipo siempre guay. Nada menos que uno de los actores más carismáticos y mejor pagados de Hollywood.

Mucha acción, poca historia y una gran descarga de adrenalina, pero como propuesta artística se desangra por los cuatro costados. Los aficionados a los videojuegos del género shoot ‘em up, y los amantes del cine donde las peleas, los disparos y las persecuciones se encadenen continuamente sin que el argumento importe más que un botijo de fondo agujereado, disfrutarán a tope con esta propuesta en la que su director, D.J. Caruso, pretende llevarnos al límite. Con esas iniciales, donde nos lleva es a un equivalente fílmico dela música machacona, con ritmo y descerebrada con las que nos obsequian habitualmenes esos profesionales en una pista de baile.

Pretender describir el guion de esta puesta en escena es una utopía. Digamos que a Xander Cage se le pide que salga de su retiro para encontrar la Caja de Pandora, un artefacto capaz de influir sobre los satélites artificiales y reconducir su trayectoria hasta estrellarse en un objetivo predeterminado. Lo primero que hace es reclutar a nuevos elementos para enfrentarse en una veloz carrera en pos del objetivo, pero al final resulta que todos son buenos y sus antagonistas resultan ser los componentes de un vasto ejército. No hay balas para todos ellos. Curiosamente se les acaba la munición al mismo tiempo, pero entre persecuciones, disparos y peleas, nadie duda de qué lado caerá la victoria.

En la primera secuencia encontramos a Augustus Gibbons –Samuel L. Jackson- intentando reclutar en un restaurante chino a un nuevo agente, y no es otro que Neymar Jr., el capitán de la selección brasileña de fútbol y jugador del Barcelona. Exhibe su técnica con los pies antes de que un satélite impacte sobre el establecimiento. El siguiente paso es encontrar al protagonista practicando esquí extremo, sin nieve, para llevar la imagen pirateada  de la final de la Copa del Mundo de 2014 a un lugar recóndito de la República Dominicana para regocijo de un grupo de pescadores. Después, en unas imágenes para no perdérselas, cabalga olas de diez metros en una isla de Filipinas. Un homenaje a la personalidad de Xander como especialista de disciplina de alto riesgo.

Si lo que hemos visto resulta increíble, lo que sigue raya a la misma altura. Claro que antes se nos presentan a los componentes del equipo. Entre otros, Serena Unger –Deepika Padukone-es la chica guapa, y junto a ella las lesbianas Adele Lobo –Ruby Rose- y DJ Harvard Nicks Zhou –Kris Wu-, la experta en informática Becky –Nina Dobroev-, Tennyson The Torch –Rory McCanan-, Talon –Tony Haa- y Xiang –Donnie Yen-. Una muy delgada Toni Collette es Jane Marke, la oficial de inteligencia, y Ice Cube reaparece como Darius Stone, que lleva nueve años esperando regresar a la acción.

Acción plena y algún que otro intento por arrancar una sonrisa son los ingredientes principales de una propuesta que quiere regresar como el inicio de una franquicia de secuencias espectaculares, la mayoría ya vistas en la pantalla, pero nunca entremezcladas de esta manera. Si Tennyson The Torch toma un selfie de su choque motorizado número doscientos, la serie de destrozos de todo tipo nos hace dudar de que ni siquiera el estudio o los escenarios del rodaje hayan quedado en pie.

Exceso de personajes, bastantes innecesarios, que no han podido ser delineados como corresponde, abuso de disparos y ensañamiento con los efectos visuales. Todo ello para que los amantes de este tipo de filmes se regocijen y disfruten con el más difícil todavía. Ayudan los paisajes naturales a los que tampoco se les ha sabido extraer el jugo necesario pero todo se sublima en aras de un espectáculo más próximo al circo que al cine.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: