Skip to content

El último rey (Birkebeiner) (**)

1 febrero 2017

A comienzos del siglo XIII Noruega está inmersa en una guerra civil. Un hijo no reconocido del moribundo rey es criado en secreto lo que provocará que una parte del reino pretenda asesinar al crío mientras que los adeptos a la línea hereditaria lucharán denodadamente porque el heredero llegue a ocupar el trono.

La vida del rey Haakon Haakonsen de Noruega es de auténtico relato novelesco. Conocido como Haakon IV, nació en 1204, fue hijo ilegítimo, subió al trono a los 13 años, y reinó durante varias décadas, hasta 1263, poniendo fin a las luchas intestinas en que se debatía su país desde 1130. Desde entonces, debido a las ambiguas leyes de sucesión, distintas facciones se disputaban el trono. A la muerte de Haakon III, líder de la facción de los birkebeiner, sus seguidores tuvieron que enfrentarse a la bagler, respaldados por la Iglesia danesa que dominaba buena parte del sur del país. Justo donde nació el bastardo.

El torno lo ocupaba en ese momento Inge II y, después de que la madre del niño, una concubina llamada Inga de Varteig  -Ane Ullmoen Overli-, advirtiese de su existencia,  un grupo de birkebeiner decidió trasladar al crío hasta la corte, situada en Trodheim. Únicamente dos de sus guerreros, Torstein Skevla y Skjervald Skurdda lograron alcanzar su meta llevando al heredero en brazos. Aquella odisea se conmemora en Noruega con uno de los eventos anuales de esquí más populares.

Los azarosos acontecimientos que terminaron por convertirlo en heredero fueron adaptados al cine por Nils Gaup, el cineasta que sorprendía a propios y extraños en 1987 con su ópera prima, Pathfinder, el guía del desfiladero. Para ello, ha tomado detalles históricos y los ha entremezclado con aspectos legendarios o de tradición popular relativos a la ascendencia al trono de Haakon IV. La versión oficial, por ejemplo, habla de una tormenta de nieve que se cruzó en el camino de los defensores del heredero. La virulencia de la misma fue tal que únicamente sobrevivieron dos de ellos, los citados Torstein –Kristofer Hivju- y Skjervald –Jakob Oftebro-. Gaup, seguramente para redoblar la épica, centra este episodio en un cruel enfrentamiento contra las huestes de los bagler.

Hay problemas para un profano, todos aquellos que no estén muy familiarizados con la historia nórdica, al principio del film. Da pie a pensar que Nils Gaup ha firmado un  producto que va dirigido principalmente al consumo interno y sus aledaños. Ese aspecto justificaría la inexistencia de grandes batallas o la ausencia de gran cantidad de extras. Aunque pretende decantarse por una historia intimista, el carácter de epopeya de la misma le priva de ese concepto. A la confusión inicial de que hablábamos se le unen ciertas elipsis incomprensibles, como la liberación, casi por arte de magia, de Inge Bardsson –Thorbjorn Harr-.

A través de una buena fotografía hiperrealista, firmada por Peter Mokrosinski, engarza con los relatos tipo que nos remiten a la Edad Media. La música intenta hacerle los honores, pero la partitura evoca, especialmente en el arranque a la popular Scarborough Fair de Simon & Garfunkel.  El guion hace hincapié en la ambición de Gisle –Pal Sverre Hagen-, el hermano menor de Inge, quien se alió con las autoridades eclesiásticas para hacer con el trono y extender sus dominios merced a su boda con la princesa  Kristina de Suecia.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: