Skip to content

La vida de Calabacín (Ma Vie De Courgette) (****)

21 febrero 2017

Cuando se queda huérfano, Calabacín, de nueve años, es internado en un hospicio en el que tiene que buscarse su lugar. Una vez integrado, gracias a sus recientes amigos, descubrirá otro modo de vida, la ilusión del  primer amor y la posibilidad de integrarse en una nueva familia.

Los grandes estudios de Hollywood no tienen la exclusividad de las mejores películas de animación. Tampoco los japoneses. Pueden presumir de un mayor respaldo económico, pero no acumulan todo el talento. De eso, precisamente, sabe mucho Claude Barras, responsable de casi media docena de cortos y candidato al Oscar a la mejor película de animación gracias a La vida de Calabacín, adaptación de una novela escrita por Gilles Paris. Se trata de un relato infantil que entretiene también a los mayores. Su mezcla de comedia y drama es admirable. Tanto, como que no resulte agresiva ni almibarada en exceso.

Basándose en la técnica stop-motion, nos adentramos en un mundo no demasiado abigarrado, con siluetas en las que abundan las líneas rectas para los objetos inanimados y que pretende ser intemporal. Icare es un niño de nueve años que se ve obligado prácticamente a ser el responsable de la casa. Sin noticias de su padre desde hace mucho tiempo, su madre consume cerveza tras cerveza mientras engulle culebrones televisivos. Un accidente provoca la muerte de la mujer y el protagonista le insiste al policía Raymond que le llame Calabacín, al igual que lo hacía su madre.

El agente de la ley lo traslada a un hospicio donde se encuentran con otros chavales de su edad, cada uno con un trauma a cuestas o un problema. Hay quien, como Ivan, autoproclamado jefe del grupo, vio morir a sus padres drogadictos, otro sufrió la deportación de su madre mientras estaba en la escuela… En ese ambiente, Calabacín pugna por encontrar su lugar hasta que aparece Camille, una huérfana a la que su tía desea llevarse a su casa cuanto antes para disponer de la herencia de la chiquilla. Desde el primer momento quedará embelesado por sus encantos femeninos.

Dickens puede flotar en el ambiente durante un breve espacio de tiempo, pero se diluye enseguida porque la directora del centro y los cuidadores son personas que tratan cariñosamente a los críos, e incluso les llevan de excusión un par de días a la nieve. Los elementos trágicos se palían de forma ostensible. Desde el pasado de los chavales hasta la avaricia de la tía de Camille. En el lado opuesto, el film jamás cae en la sensiblería ni en un desparrame de azúcar. Todo fluye de manera normal, sin compromisos de ninguna clase por parte de su autor. La mayor evidencia es la falta de un núcleo familiar. Los chicos no tienen a nadie que les quieran, y juntos aprenderán la esencia del compañerismo y hallarán el cariño que necesitan. Juntos para siempre, afirman.

Los personajes resultan entrañables, sin acercarse a estereotipos del género en cuanto a su composición. Las pinceladas de humor surgen de forma espontánea, y también las emociones. Resulta entrañable la descripción de cómo se hacen los niños por parte de los internos, y baste un ejemplo para comprender el nivel de ternura del relato. Cuando Calabacín queda a disposición de Raymond, quien le visitará de forma continuada, lleva consigo una lata vacía de cerveza, como recuerdo de su madre, y una cometa en la que está dibujada la efigie de un súper hombre, su padre, junto a una gallina porque, según le contaban, anda siempre entre polluelas.

Esta coproducción francosuiza tiene también sus puntos débiles. El principal es que si no entras en la historia, la película se va cayendo paulatinamente. Has de aceptarla como viene, sin sobresaltos y sin grandes novedades en cuanto al guion, y apreciar sus encantos técnicos y sus entrañables personajes. Otra cosa muy distinta son los despistes inaceptables o poco apropiados. Por ejemplo, que el policía conduzca sin ponerse el cinturón de seguridad y lleve en el otro asiento delantero a un niño de nueve años, también sin protección alguna. No es el mejor ejemplo para los más pequeños.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: