Skip to content

Un hombre llamado Ove (En man som heter Ove) (***)

22 marzo 2017

Esta es la historia de Ove, un hombre de 59 años que ha enviudado recientemente y  ha sido despedido de su trabajo después de más de cuatro décadas en el mismo empleo. Apasionado del orden, no admite que nadie se salte las reglas. Sin alicientes, ha decidido poner fin a su vida cuando en la urbanización aparecen nuevos vecinos.

De los países nórdicos nos están llegando en los últimos tiempos diversos ejemplos de películas protagonizadas por tipos mayores, solitarios a la fuerza y gruñones por vocación que suelen desembocar en comedias agradables y optimistas. El argumento de casi todas ellas se basa en originales literarios, como la que nos ocupa, debido a la inspiración de Fredrick Backman y que ha sido adaptada para el cine por Hannes Holm, un sueco al que le debemos la insulsa saga de los Anderson que, a pesar de su escaso atractivo, consiguió espléndidos resultados económicos en el norte de Europa.

Ove –Rolf Lassgard- tiene 59 años, es un tipo maniático y huraño que lleva más de cuatro décadas desempeñando el mismo puesto de trabajo en la compañía ferroviaria. Los tiempos han cambiado desde entonces y su labor puede ser remplazada perfectamente por una máquina. Esa es la razón por la que se queda sin empleo. Con su visera en ristre, y después de mostrarnos que es un perturbado por las normas y la pulcritud, visita la tumba de su esposa, fallecida pocos meses antes, y toma una decisión trascendental: reunirse con ella de inmediato.

Después de ordenar el vecindario, de protestar por los excrementos de un perro, de guardar una bicicleta dejada a la intemperie por uno chiquillos y de ver como el hombre que le apartó de la presidencia del condominio está postrado casi como un vegetal en una silla de ruedas, está decidido a poner fin a su vida. Se viste con su mejor traje y prepara una soga que pende de una alcayata en el techo de su salón. Escucha unos ruidos que interrumpen su acción. Alteran lo establecido y eso no puede permitirlo. Es la recién llegada Pavaneh –Bahar Pars- junto a su chillona familia.

Para la mayoría, Ove es un amargado, y un gruñón. Hasta un tipo indeseable, podríamos decir. El arranque no es más que el preludio de una historia divertida, humana y que se cimenta en una extraña amistad. Visualizamos el presente y el pasado, que se nos muestra por medio de flashbacks cada vez que intenta quitarse la vida, conocemos la historia del protagonista y las razones que han forjado su personalidad. Desde su padre –Stefan Gödicke- hasta la vida en común con su querida esposa Sonja –Ida Engvoll-. Lo que hasta entonces se nos antojaba como la existencia de un personaje adusto y bellaco exige una revisión. Ove no hace sino exhibir la personalidad que sea ido forjando desde crío.

Su padre era un hombre extremadamente recto que, como posteriormente le ocurriría a su hijo, exteriorizaba difícilmente sus sentimientos. En ese camino educó a Ove, capaz de encontrar una cartera en un vagón y depositarla, con todo su contenido en la oficina de objetos perdidos. Con el tiempo, y los reveses de la vida, lo que consigue es dilapidar la confianza en todo lo que le rodea. Ha perdido demasiadas cosas como para que seguir adelante tenga sentido. Siempre hay un roto para un descosido y cuando menos te esperas surge el milagro.

La llegada de la familia de Pavaneh, cuyo primer encuentro concluye rompiendo el buzón de Ove, permitirá que, paulatinamente, el protagonista se aproxime un poco más a la gente y termine por abrirse a ella. El accidente del marido de la nueva vecina, que obliga a internarle, es la razón por la que Pavaneh tenga que acudir al hospital, pero no tiene carné de conducir. Primer paso importante para que Ove vaya dejando aparte sus odios y se concentre en cuestiones más agradables. Un film optimista, realizado sin demasiada pompa pero con momentos brillantes y una interpretación ligeramente desbordada que contribuye a completar un conjunto muy agradable.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: