Saltar al contenido

Un italiano en Noruega (Quo vado?) (*)

26 abril 2017

Checco ha nacido para ser funcionario. Su padre le enseñó la fórmula y el político de turno lo colocó en la Administración. Después de quince años en un puesto público, una reforma implica que haya de elegir entre una indemnización, más o menos generosa, o aceptar destinos en la periferia o poco atractivos.

Puesto fijo, funcionarios… Se llame como se llame, la creencia general es que gozar de un trabajo así supone una bicoca. Es para toda la vida. Por eso su familia está encantada, también la de su novia, y él mismo se siente un afortunado porque, además de tener un sueldo fijo vitalicio, el trabajo no es estresante, puede abusar sin cargo del teléfono y recibe regalos por parte de los sufridos contribuyentes. Algunos, rayan en la extorsión y otros entrarían en el apartado de las corruptelas.

La imaginación latina le ha sacado punta en el cine, aunque hasta ahora no le había dedicado a esta realidad propia de los países mediterráneos un largometraje al completo. Fue el binomio compuesto por el actor Checco Zalone y el cineasta Gennaro Nunziante. Juntos escriben el guion de sus películas y, con el cuarto trabajo en común les ha llegado el éxito masivo y la posibilidad de darse a conocer en el exterior. Quo vado? Se ha convertido en la película italiana más taquillera de la historia y ha refrendado el éxito de sus predecesoras, cuyos estrenos superaron en su día propuestas como las de Avatar.

El inicio es una disculpa para un gag y para presentarnos al protagonista, cuyo nombre es el mismo que el del actor que lo interpreta. Cuenta su historia al jefe de una tribu, que será quien decida si es un buen tipo o no. Así sabemos que Checco orientó su vida desde niño a un puesto fijo en la Administración. Lo consiguió con la recomendación del senador Binetto –Lino Banfi, lo que llevó la felicidad a sus padres, y posteriormente a la familia de su novia –Azzurra Marino-. Hasta que el Ministro Magno –Antonio Bruschetta- promulgó una ley de movilidad que terminó afectando a poco más de dos mil empleados públicos, entre ellos al protagonista.

Pero, normalmente, los funcionarios con puesto fijo son unos supervivientes, y Checco es su mejor representante. A pesar de los esfuerzos de la Doctora Sironi –Sonia Vergamasco-, siguió al pie de la letra el consejo del senador Binetto. Nada de aceptar la indemnización y desvincularse de la función pública. Había que resistir. En cualquier nuevo destino, Checco se las ingeniaba para vivir cómodamente. Incluso en el Polo Norte, donde inicialmente estuvo a punto de sucumbir en el empeño, pero su encuentro con Valeria –Eleonora Giovanardi-, una científica noruega, cambió su visión de la vida y le dio ánimos para continuar.

No puede extrañar el éxito comercial de film. Otra cosa muy distinta son las virtudes cinematográficas que atesora. Es una parodia, y como tal, poco exigente. Algunas situaciones, llevadas al límite con pleno convencimiento, resultan inverosímiles, y otras deleznables. Lo que no excluye que a cierto sector del público les puedan parecer graciosas. Por ejemplo, dar prioridad en la isla de Lampedusa a los inmigrantes que se exhiben como futbolistas por encima de los licenciados o de cualquier otra consideración.

Se podía haber profundizado más en cuestiones como esas, como las mafias que no sólo mercadean con el tráfico humano, y también en aquellos oportunistas que se erigen de inmediato en agentes deportivos. Definitivamente, se ha optado por la vía de la caricatura, lo que ofrece escasos valores intrínsecos desde el guion a la interpretación. El oportunismo de la historia es claro, y la exageración también. Podría salvarse un poco más por el carisma de sus protagonistas, pero Checco Zalone no posee en nuestro país la misma penetración que en Italia, por lo que el efecto llamada disminuye sensiblemente.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: