Skip to content

Cinebasura (1/2)

5 junio 2017

Dos videobloggers se introducen accidentalmente en una película de serie ínfima. El cine cutre ha invadido el mundo, con su cartón piedra, su falta de raccord y con toda una serie de monstruos amenazantes. A los dos intrusos no les queda más remedio que enfrentarse a ese despropósito absoluto para que todo regrese a la normalidad.

No nos volvamos locos. Cinebasura quiere ser la exaltación de lo cutre, de la serie Z. Su cartel promocional lo advierte: sabes a lo que vienes. Y a lo que vas es a todo menos al cine, porque si esta disciplina tiene méritos suficientes como para estar considerada como una de las siete artes, esto es la antítesis. De arte no tiene absolutamente nada. Simplemente, se trata de una monumental broma, sumido en la más absoluta locura, en la que se han mezclado según caían los clichés más insoportablemente manidos de las puestas en escena más mugrientas.

Sus responsables, tanto d historia como de la dirección, son Miguel Ángel Aijón y Paco Fox, cabezas visibles de un programa de Canal + Xtra, que posee una legión de seguidores y de un espacio por Internet titulado Videofobia. A través de crowdfunding no solo se financió la película sino que ya han conseguido las aportaciones suficientes como para poner en marcha el cómo se hizo… en forma de falso documental. Quienes siguen estas dos propuestas tienen que estar no ya embebidos sino inducidos por este subgénero que, como cualquier otro, tiene derecho a existir aunque no a malgastar nuestro tiempo.

Los dos videobloggers han decidido separarse después de un largo período de tiempo haciendo todo en comandita. Como quiera que muchos desconocemos sus andanzas, tienen a bien refrescarnos la memoria y a partir de ese momento todo se desmadra. Miguel Ángel y Paco se encuentran con un portal entre el cine basura y el nuestro que favorecerá la ambición de  las criaturas más estrafalarias por conquistar el mundo. Entre los seguidores de los protagonistas y unos cuantos personajes adyacentes, como Topanga –Natalia Bilbao- o el Ministro de Cultura –Agustín Jiménez-, se las tienen que arreglar para salvar al mundo.

Si bien los protagonistas consiguen su propósito, nunca alcanzan a interesarnos. O eres de su cuadrilla, o  fiel seguidor de sus emisiones para asumir que te hacen alguna pizca de gracias sus chascarrillos, e incluso para entenderla. Lo más que podrás conseguir es aburrirte como una ostra o desesperarte ante un guion con frases para el olvido y una puesta en escena tan fuera de punto como la propia interpretación y el conjunto final en sí.

No descartamos que la película tenga éxito gracias a la asistencia masiva de los seguidores Aijón y Fox pero el cine, tal y como lo entendemos, no es así. Los decorados son de cartón piedra, hay deliberados errores de raccord y los malos de turno representan lo peor de cada casa en el sentido más amplio del término. Solo nos saca de nuestro tedio cuando Miguel Ángel, Paco y Topanga se convierten en personajes de juegos de ocho bits que parecen haber sido extraídos directamente de la primera videoconsola de Nintendo. Eso no quita para que pensemos que todas las secuencias parecen estiradas y que las localizaciones del rodaje  no nos convenzan. La mayor parte del mismo se efectuado en el corazón de la Ciudad de la Imagen de Madrid, y no en Moratalaz donde  está ubicada la acción.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: