Skip to content

La momia (The Mummy) (*)

12 junio 2017

Una princesa del Antiguo Egipto hace un pacto con Set y encuentra ayuda en el lado oscuro. Asesinada, su tumba se lleva lejos del país pero es descubierta casualmente por un soldado de fortuna durante la guerra de Irak. Trasladado el sarcófago a Londres, la momia se reactiva y comienza a sembrar el pánico por doquier.

Tenemos remake, el inicio de una franquicia, un blockbuster, un reparto encabezado por dos actores supuestamente taquilleros, abundantes efectos especiales y un personaje mítico en el género de terror. Ingredientes suficientes como para hacer un buen guiso. Pero no conviene olvidar que los grandes platos se cocinan a fuego lento y que las prisas no conducen a nada. No han tenido en cuenta ese pequeño aunque fundamental detalle los responsables del film. Ni su director, Alex Kurtzman, ni los responsables de un largometraje que amenaza con iniciar una saga a la que le sucederán otras centradas en otros personajes legendarios o míticos dentro del género. Tras ver este intento, bien podríamos aconsejar que dejen a los muertos en paz.

Al parecer, en la edad Media ya estaban los cruzados haciendo de las suyas en Inglaterra. En época actual, unas perforaciones del metropolitano descubren una necrópolis de antaño. Allí aparece el doctor Jekill –Russell Crowe-, que más adelante alternará su personalidad con su lado más irascible, el de Hyde. Una nota que no necesita estar a pie de página para advertirnos que cualquier parecido con la tradición es pura coincidencia. Algunas transgresiones vinieron por parte del cómic, y como tal hay que admitirlas. En este caso, se mezclan impunemente churras con merinas. Se pretende ser más original que nadie y todo se precipita en su propia trampa, tan mal urdida como peor ejecutada.

El siguiente paso es mostrarnos el nacimiento del mito. Para ello, se aprovecha la atractiva figura de Sofia Boutella, que encarna a la princesa Ahmanet, heredera del trono de Egipto. Cuando el faraón tiene un descendiente varón, sabe que ha perdido su futuro privilegio por lo que hace un pacto con Set, mata a su padre y al recién nacido, pero se lleva idéntico merecido. Tras momificarla, se lleva su sarcófago a una zona muy lejana, lejos del país. Más que una tumba, se trata de una cárcel post mortem, sin privilegios para el viaje final, con objeto de que no regrese jamás.

Pero durante la guerra de Iraq, un soldado de fortuna llamado Nick Morton –Tom Cruise-, junto a su compañero Chris Vail –Jake Johnson, descubren por casualidad el enterramiento en una de las secuencias cinematográficas más estrambóticas en lo que llevamos de década. Se han gastado dinero en efectos especiales, disparos, decorados y extras, pero las gracietas de los dos protagonistas durante un fuego cruzado y su posterior enfrentamiento con un superior del ejército son para salir corriendo. Mucho más cuando entra en escena Jenny Halsey –Annabelle Walli-, que ha tenido recientemente una aventura con Nick y se postula como una arqueóloga luchadora e inteligente, aunque en realidad trabaja para una organización cazadora de monstruos conocida como Prodigium.

Con la tumba de Tutankamón como referencia, los británicos hacen de su capa un sayo, sin tener en cuenta que las condiciones han cambiado y ahora son los gobiernos respectivos quienes se encargan de los tesoros hallados dentro de sus límites. Da igual, la momia se traslada a Inglaterra y una araña generada por ordenador pica a Vail. No es Spider-Man, Todo lo contario. La maldición está en marcha y se desata toda una oleada de efectos especiales, con bichos variopintos para dar repelús y  tendentes a cautivar al espectador y a demostrar que la película va en serio a la hora de convencernos para convertirse en reina de la taquilla y justificar con creces una inversión cuya rentabilidad debería multiplicarse por cuatro o más.

No creo que la prueba se supere en ningún país. Los personajes son auténticos muñecos, marionetas con diálogos irritantes ante los que nada pueden hacer sus intérpretes. La filmografía de Tom Cruise no se verá reforzada en absoluto, y la de Russell Crow se precipita en el vacío en auténtica caída libre.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: