Saltar al contenido

Yellowbird (Gus petit oiseau, grand voyage) (**1/2)

31 agosto 2017

Un pájaro huérfano que, dentro de su cobardía, sueña con ver mundo, se convertirá en el líder de una bandada migratoria que con la llegada de los primeros fríos debe desplazarse hasta África. Lo que parece ser un desplazamiento rutinario, esquivando los pájaros de metal, se transforma en un viaje iniciático que hará descubrir a cada uno su puesto en el grupo.

Un huevo en medio de un paisaje hostil, Un pájaro emerge del cascarón y llama a su madre a grito pelado. Indefenso, es atendido por una graciosa mariquita mientras un grupo de conejos sigue sus evoluciones. Ese es el punto de partida de este largometraje de Christian de Vita, el primero en la carrera de esta romana, que cuenta por financiación francesa para llevar a cabo este film, y cuyo guion se basa en el relato infantil escrito por Nicky Baker.

El ave protagonista es un pájaro huérfano que al salir del cascarón se convierte en amigo de una mariquita. A falta de un nombre, ella le llama corazoncito mientras un grupo de variopintos conejos se aplican como testigos. La primera impresión que tenemos de Yellowbird es que se trata de un personaje poco agraciado. Con una especie de gafas de aviador, parece una mezcla de ave mitológica y máscara veneciana. Le gustaría conocer mundo, pero es muy cobarde. Aun así, en el primer día que vaga libremente por el exterior se topa con una aventura que marcará su vida.

Aunque rehúsa inicialmente, termina por ayudar a un pájaro migratorio moribundo. Se trata de Darius, patriarca de una bandada migratoria, que ha sido atacado por unos gatos a consecuencia de lo cual se ha roto un ala. Hasta entonces, se mostraba hondamente preocupado por la abundancia de pájaros de metal en el cielo, y antes de fallecer solicita de su valedor que Karl tome el mando de su grupo. El joven es quien posee el mejor sexto sentido del grupo y a él le tiene que llegar una serie de indicaciones para llegar hasta África por una ruta en la que no se encuentren las temidas aves de acero.

Cuando llega el resto del grupo, Yellowbird encuentra su gran oportunidad de conocer mundo, de tener amigos de su especie y, sobre todo, de poder dirigirlos. Tener responsabilidad sobre algo o alguien le permite dejar atrás sus miedos y se da a conocer como aquel a quien Dairius encomendó la misión de encabezar a sus congéneres aunque no se trate de un migratorio. Mientras Karl muestra su disconformidad, la hija de Darius, la joven y bella Delf, se acerca sentimentalmente a su nuevo líder. Pero el protagonista no sabe distinguir las claves para viajar al continente africano y su viaje lo emprende hacia el norte en lugar de hacia el Sur.

Tras llegar a Holanda, donde confunden el Mar del Norte con el Mediterráneo y los Países Bajos con España, comienzan los contratiempos propiciados por la llegada del frío. La única posibilidad de que la bandada pueda salvarse tiene que basarse en el compañerismo, la amistad y la confianza entre todos los componentes del grupo. Y ni siquiera así, ya que aislados en medio de la nueve y el hielo, su dramático fin se advierte como inevitable.

La paleta de colores es hiper realista, lo que afecta decisivamente a las imágenes que llegan al espectador. Algunas de ellas resultan impactantes y se aprecia un intento loable de todo el equipo técnico de huir de estereotipos, principalmente, de filmes como Rio. Las secuencias de vuelo en bandada son naturales y poderosas. Quizá las mejores vistas hasta ahora en la pantalla. Es evidente que se desea apostar por la veracidad, aunque las siluetas de los animales se aparten de la línea de los escenarios y se vean más forzadas. A los valores intrínsecos de esta producción hay que unir una agradable partitura, y un par de canciones pegadizas, debida a la inspiración de Stephen Warbeck, quien trabajó, entre otros largometrajes en Billy Elliot y Shakespeare in Love.

Lo que se queda por debajo del aprobado en esta propuesta tiene que ver con los sentimientos y las denuncias que se pueden encontrar en su interior. Se salva la naturaleza de viaje iniciático de los personajes principales, pero se caen otros valores, como el negativo valor de la mentira. Esa acción no tiene el castigo esperado. Hay leves referencias a la contaminación provocada por el exceso de aviones en el cielo, y no deja de ser curiosa la referencia al oxígeno, mitad fármaco y mitad droga, que las aves encuentran con mayor pureza cuanto más ascienden en la atmósfera. Excluyendo algunos elementos didácticos, el resultado puede ser menos excitante para los pequeños de lo que se esperaba, aunque los adultos encontrarán más alicientes de los esperados en una oferta de este género.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: