Saltar al contenido

Canción de Nueva York (The Only Living Boy in New York) (*1/2)

8 octubre 2017

Un joven acaba de graduarse y no tiene nada claro su futuro. Únicamente, que está enamorado de una preciosa joven con la que pasó una sola noche de amor. Un día descubre accidentalmente que su padre, quien goza de una buena posición social, tiene un amante con la que termina viviendo momentos de pasión.

Casi todo en esta película nos remite a El graduado -1967-. No en vano está encabezada por un muchacho que debe afrontar su futuro, incluidas las opciones universitarias, que se encuentra subyugado por una mujer mayor y comprometida, aunque parece que no tanto como lo sucedido en la cinta que lanzó universalmente a Dustin Hoffman. En ambos casos, se parte de una canción de Simon & Garfunkel, que representa el epicentro para historia escrita por Allan Loeb y que ha llevado a la pantalla Marc Webb, responsable de las dos primeras entregas de Amazing Spider-Man, y que este año también ha presentado Un don excepcional.

Vaya por delante que no se trata de una nueva versión de la película de Mike Nichols ni siquiera una revisión de la misma. Solamente, que existen varias coincidencias y un desarrollo con puntos en comunes que se van alejando conforme transcurre esta producción ubicada en Nueva York, una ciudad que apenas nada tiene que ver con la que se mostraba al mundo en los ochenta. Locales míticos han dado paso a franquicias, y las descripciones de Lou Reed o del poeta William Butler Yeats parecen carecer de significado ante la transformación de la urbe.

En el álbum Bride over Trouble Water Simon & Garfunkel cantaban The Only Living Boy in New York, título original en inglés de esta película. Narraban como un Tom insatisfecho y desconcertado tomaba el avión a México. En esta producción, Thomas Webb –Callum Turner- acaba de graduarse y no tiene claro su futuro. Posee talento para escribir, pero su padre, un exitoso editor, que goza alto status económico y social, se lo desaconseja. Ethan Webb –Pierce Brosnan- está casado con Judith –Cynthia Nixon-, una mujer de semblante triste, bebedora y fumadora, que suele ser la anfitriona de veladas en las que se concitan personalidades de la cultura, tanto residentes en Nueva York como otras que llegan de fuera atraídas por su reclamo.

Thomas vive en el barrio opuesto de Manhattan al de sus acomodados padres, está enamorado de Mimi Pastori –Kiersey Clemons-, con quien pasó una noche de amor, pero que ella no lo tiene en cuenta, y menos cuando piensa en instalarse en Zagreb. Solo es su mejor amigo, al que acompaña casi siempre, como la noche en que casualmente, descubren a Ethan Webb en compañía de Johanna –Kate Beckinsale-, una atractiva editora independiente. Antes de comenzar a seguirla, el protagonista se encuentra con un nuevo vecino,  W. F. Gerald –Jeff Bridges-, quien se ofrece a aconsejarle como conquistar definitivamente a Mimi y ser una especie de guía en su paso hacia una madurez que se atisba en el horizonte.

Johanna se muestra como una persona muy segura de sí misma, que parece ir un paso por delante de los demás. Como una Mrs. Robinson cualquiera, sabe que Thomas quedará rendido a sus pies, como así sucede. A partir de ese momento crece la desconfianza de los adultos y se forma la personalidad de los más jóvenes. La aventura extramatrimonial de su padre rompe los esquemas del personaje central, pero su aventura con la misma mujer le distancia más de un progenitor con el que apenas enlaza una conversación más allá de dos frases. La historia se enrosca en sí misma hasta un desenlace sorprendente que justifica la inercia de cada uno de los personajes, pero que no sirve para justificar una producción que se hace larga a pesar de su escasa hora y media de duración.

La puesta en escena de Marc Webb, en los inicios de esta propuesta, recuerda a un Woody Allen desencantado con Nueva York, pero que como el creador de Misterioso asesinato en Manhattan, radiografía con éxito las diferencias de su población. En este caso, muestra descarnadamente a los habitantes de Upper East Side, zona de alcurnia y esas reuniones festivas de sus habitantes. Poco después, cuando la historia se vuelca hacia el lado romántico, todo resulta disperso, suena a ya visto, y el interés decae de manera profunda.

Aun así, la película tiene detalles, tanto por lo que respecta a los elementos técnicos como al guion. Algunas frases resultan atractivas, como cuando se equipara a una persona desaliñada con una cama sin hacer. En cuanto al reparto, repleto de actores con carisma, destaca Callum Turner, protagonista en su día de Reina y patria -2014-, muy por encima de sus compañeros, incluido un Jeff Bridges que interpreta su papel con profesionalidad pero que da la sensación de no creérselo en ningún momento.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: