Saltar al contenido

Llueven vacas (*)

10 diciembre 2017

Violencia machista

Fernando y Margarita están casados y viven en un hogar donde el hombre ejerce el ordeno y mando. Poco a poco, el maltratador va minando la personalidad de su víctima/esposa hasta que llega a anularla por completo. Un juego perverso que desembocará en una tragedia inevitable.

La violencia de género preside esta ópera prima de Fran Arráez producida por otra debutante en este campo, la actriz Mónica Regueiro. Ella ha arriesgado su dinero para poner en marcha este trabajo basado en el libro homónimo de Carlos Be que, en principio, iba destinado a ser una función teatral. Poner en solfa este trasfondo es necesario; denunciar la violencia machista, también; pero hubiera sido necesario una historia más consecuente y una puesta en escena más arriesgada para que pudiera llegar a un público mayoritario.

La escasez de recursos económicos es una rémora, y de ello se resiente la película. Fran Arráez, autor igualmente del guion, tuvo la idea de que el matrimonio protagonista estuviera representado por seis parejas de actores de diferentes edades para demostrar que estos actos deleznables no tienen un denominador común y pueden registrarse en cualquier lugar y momento. Circunscribe la acción a un decorado prácticamente único, con un vestuario similar, el mismo siempre para ellas, y basa toda su fuerza los diálogos, añadiendo un recurso de montaje interesante como es el de que aparezcan varias de las protagonistas sufriendo a su marido en los momentos más dramáticos gracias a insertos a modo de flashbacks.

La estadística cifra en novecientas víctimas mortales y más de 53.000 mujeres maltratadas en los últimos trece años. Las cifras son casi siempre frías y, en este caso, la propuesta no consigue darle mayor calor excepto en pasajes muy puntuales. Cierto es que los actores se implican desde el primer momento, destacando una Maribel Verdú siempre creíble. Generalmente, con la aportación de María Barranco y Laia Marull las féminas resultan más convincentes y entregadas. Eduardo Noriega, Asier Etxeandía y Secun de la Rosa son los cabezas de cartel por parte de los varones. Además, intervienen Gemma Charines, Carmen Mayordomo, Gloria Muñoz y la productora Mónica Regueiro. Encarnando a sus parejas también aparecen Víctor Clavijo, Pedro Miguel Martínez y Sergio Peris-Mencheta.

Los actores que representan a Fernando y Margarita, los protagonistas de ficción, rodaron durante dos días sus respectivos papeles, en los que el hombre anula la personalidad de la mujer. Llueven vacas. Es imposible, pero ella ha de creerlo a pies juntillas porque lo dice él. La mujer desea pasear hasta la carretera para ver los coches y tomar fotos, pero ha de quedarse en casa mientras él no da cuentas de sus salidas y regresa con la camisa manchada de carmín. Óxido de la plancha, dice. Da igual que ese electrodoméstico sea inoxidable.

A fuerza de insistir en que Margarita no entiende de nada, acaba aceptándolo. De la misma forma es servil en los actos amoros sólo cuando el marido quiere y sirve la mesa porque él le está haciendo un favor. Si tiene que moverse arrodillada, lo hará, porque su plano siempre será inferior. Así, hasta que se llega a un desenlace que no por trágico resulta menos esperado. Cada una de las parejas que desfila ante la cámara da una vuelta de tuerca más a su relación, pero siempre con un dominante y una consentidora.

Guion e imágenes caminan por su lado y casi nunca se asocian. La dirección artística, aunque pretende ser intemporal, nos lleva en el vestuario hasta los años sesenta. Los decorados son austeros y realistas, pero los diálogos resultan metafóricos. Lo culto se enfrenta a lo menos trascendental y la simbiosis rara vez se produce. Lo que queda como moraleja es que el maltratador lo es siempre, desde el principio, mientras que la víctima va cediendo en su personalidad de forma paulatina para quedar absolutamente anulada por su verdugo, que hará con ella lo que le plazca en todo momento. Una denuncia necesaria.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: