Saltar al contenido

10X10 (*1/2)

17 junio 2018

Ajuste de cuentas

Lewis estudia los movimientos de Cathy. Cuando piensa que la ocasión es propicia la secuestra y la lleva a una casa aislada, insonorizada y, aparentemente impenetrable. En realidad, el hombre no ha elegido su víctima al azar, ya que desea extraer un oscuro secreto del pasado de esa mujer.

Un hombre escudriña los movimientos de una mujer. La sigue en su automóvil hasta que en el aparcamiento de un gimnasio decide secuestrarla. La lleva a una edificación aislada en medio del campo que se encuentra absolutamente insonorizado. Suena ha visto decenas de veces. El hombre que tiene a una mujer confinada en un habitáculo, en este caso de 10X10, del que parece imposible escapar siempre que el secuestrador tenga un mínimo de mala uva. Además, la domótica juega a su favor.

Lo cierto es que Lewis –Luke Evans-, que así se llama quien lleva a cabo la acción, insiste en que la mujer le diga su nombre. Afirma llamarse Cathy Nolan –Kelly Reilly. Poco a poco, entre golpes, puñetazos, puñaladas y peleas, el secreto se va desgranando. Lewis no deja de ver en su televisor unas imágenes grabadas de Alana –Olivia Chenery-, su esposa, de Summer Skye Lucia Degruttola-, su hija, as-i como otras que conciernen a un juicio en torno a cuatro fallecimientos en un hospital por causas extrañas. Los médicos y las enfermeras fueron exonerados por la corte.

El espectador puede pensar en varios desenlaces. Por ejemplo, que una compañera de Cathy en el gimnasio –Jill Winternitz- pudiera rastrear su celular. Quizá, la fiel sirvienta Alondra –Norma Dixit-… Lo que sucede es que el guion da un giro hacia una vertiente religiosa y pone al descubierto las debilidades de los dos personajes. Para entonces, el espectador ya debe de estar preguntándose las razones por las que ella no cogió la pistola cuando pudo hacerlo, o se deshizo de su secuestrador las veces que lo tuvo a tiro. Por el contrario, Lewis, que demuestra sus escasas habilidades para traspasar la ley, podría haber buscado un desenlace totalmente distinto.

La directora, Suzi Ewing, es primeriza aunque su trabajo detrás de la cámara es bastante superior al que demuestra como guionista. La historia se cae conforme avanza porque, en realidad, no da más allá que para un cortometraje. Se estira como el chicle mientras se desmenuza el secreto que Lewis quiere sacar a la luz. Lo malo para él es que se encuentra con otro y la película tiene sobre todo perdedores, más que vencedores y vencidos.

La fotografía de Aaron Reid se inclina por colores fríos para dotar de una mayor intensidad al thriller. Colabora la dirección artística, que ubica la acción en una casa de corte actual, de una sola planta, muy transparente y modernamente amueblada. Luego, la pistola disparará cuando sea oportuno, los cuchillos de cocina se utilizarán a voluntad y los dos protagonistas parecen tener siete vidas.  Ni siquiera resulta coherente la salida al exterior de Lewis en la que se encuentra con la patrulla encabezada por el oficial Gray –Stacy Hall-.

La intriga apunta al terror y se queda corto con el gore. La capacidad de Ewing para ilustrar su propio guion resulta admirable, así como convincente en lo que se refiere al trabajo de sus dos intérpretes principales. Una producción que apenas aporta al género, si es que optamos por alguno en concreto. Los amantes del terror la encontrarán suave y los de thriller pensarán que apenas encuentran motivación en su propuesta. Al final se queda en tierra de nadie mientras desde el patio de butacas se piensa en por qué no se revisan los teléfonos móviles cuando su uso en estos tiempos puede resultar determinante.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: