Saltar al contenido

Non (*1/2)

29 agosto 2018

Del paro al palo

En una pequeña localidad, durante la reforma laboral de 2016, una familia regresa después de cenar en casa de sus mejores amigos. Su automóvil es detenido por la policía al pasar un control a más velocidad de la permitida. El conductor golpea con violencia a la agente que le ha dado el alto y comienza una escalada de violencia en la zona.

Rodada en francés, con canciones en español y galardonada en San Sebastián donde fue distinguida con el Premio al Mejor Guion Vasco. Los responsables de esta producción son dos primos nacidos en la Baja Navarra, una región histórica de Iparralde, o País Vasco Francés. Se trata de Eñaut Castagnet y Ximon Fuchs, que han completado su ópera prima gracias a la colaboración de los habitantes de Capdenac, una localidad occitana del Midi.

La idea primitiva era rodar un cortometraje, pero gracias a la colaboración popular, el drama inicial, dependiente de la reforma laboral que dejaba en la calle a miles de trabajadores con una baja indemnización, acusa una amalgama de estilos. La comedia negra es el principal referente, pero también se toca la crisis de pareja, la escasa aplicación policial en lugares de escasa población en los que casi nunca suele pasar nada, el gore, la abulia de la gente acomodada y la conflictividad laboral.

Precisamente es este asunto el que abre el film. La empresa Radial ha despedido a decenas de trabajadores y los sindicalistas se afanan en conseguir mejoras para todos ejerciendo presión con las huelgas en las que participa todo el paquete laboral, aunque hay facciones que comienzan a dudar acerca de la utilidad de esas medidas. Entre los afectados se encuentra Bruno -Ximun Fuchs-, que junto a su esposa y sus hijos se han ido a cenar a casa de sus mejores amigos, cuyo cabeza de familia también es un compañero laboral.

De regreso a casa, una pareja de policía les da el alto porque han pasado un control a más velocidad de la permitida. Lejos de amilanarse, Bruno agarra a la agente de la ley y la golpea violentamente contra el cristal de su auto. Es detenido, pero la emprende también con su abogado, dejándole malherido. Hace lo propio con el agente que acude en ayuda del letrado, al que le roba la pistola y sin que el guardia de la entrada se preocupe de la vigilancia debida. Comienza una escalada de acción salpicada por historias de todo tipo, que van desde la comedia al drama pasando por el gore y diversos aspectos sexuales.

Lo primero que hace Bruno es invadir la mansión de uno de los directivos de la empresa Radial. Cogerá su dinero y se llevará a su mujer quien, insatisfecha con su vida y animada por la aventura, pide que le haga el amor. Es la insatisfacción de las clases altas, pero las más modestas no se quedan atrás, con el intercambio de parejas sugerido por los mejores amigos del protagonista al que se llega por el aburrimiento de unos y la inesperada comprensión de otros. No se olvida la huelga ni la actuación policial, con la pareja de guardias iniciales que parten en persecución del violento Bruno.

Esta amalgama de estilos no está conveniente hilvanada, el montaje resiente al conjunto, que tampoco goza de una interpretación significativa ni de una puesta en escena coherente. La idea primigenia del corto es muy creíble si tenemos en cuenta las primeras imágenes. Se advierte una propuesta estudiada, con algún plano secuencia de interés. En adelante, parece que la improvisación domina definitivamente la producción. Sus responsables la extienden hasta poco más de hora y media con algunas situaciones que se podrían haber ahorrado, como el encuentro humorístico en un autobús entre Bruno y el marido y la hija de la gendarme a la que golpeó inicialmente.

Un trabajo casi coral y eminentemente familiar si tenemos en cuenta el reparto, en el que aparece Manex Fuchs junto a otros debutantes ante las cámaras: Hélène Hervé, Fafiole Palassio, Tod Sanchez y Cathy Coffignal. Los propios realizadores se encargan del montaje y Ximun Fuch, además de guionista también ejerce como compositor de la banda sonora y jefe de maquilladores. Al fin y al cabo, se trata de una obra en la que casi todo queda en casa, inesperada, con algunas ideas logradas pero que en su conjunto muestra las debilidades de este tipo de proyectos animosos pero escasos de presupuesto. La ausencia de un capital que lo respaldase les ha permitido mayor libertad pero ha constreñido paralelamente sus posibilidades.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: