Saltar al contenido

Penélope (**)

16 septiembre 2018

Esperando a Ulises

Ramón y Carmen son los equivalentes de Ulises y Penélope en esta revisión de La Odisea en época actual. Ella le aguarda en una localidad rural de Cataluña y él pugna por regresar después de treinta años a una casa que ya no es la misma, al igual que el modo de vida y la misma patria.

En la obra de Homero, su protagonista regresa al hogar como un héroe después de haber superado numerosos riesgos y vicisitudes, y haberse impuesto a todo tipo de enemigos. En Ítaca, su paciente y fiel esposa teje y desteje una tela para entretener a sus admiradores fijando siempre la mirada hacia el mar, ansiando que en cualquier momento divisase la nave capitaneada por su amado esposo.

Después de dos documentales, la cineasta barcelonesa Eva Vila debuta en la ficción con una revisión crepuscular de La odisea. Más femenina., si cabe, por cuanto ella emerge como un personaje de mayor fortaleza o, al menos, que ha sabido llegar al futuro en mejores condiciones. Se trata de Carmen -Carme Tarte Vilardell-, erigida en la modista de todo el pueblo. No teje por el día y desteje por la noche, sino que se ha convertido en una mujer autosuficiente y respetada. Claro que espera el regreso de su marido, pero no pase nada si ese hecho nunca llegue a producirse.

El personaje masculino es Ramón -Ramón Clotet Sala-. Se fue hace treinta años y ahora pugna por regresar al hogar que un día también fue suyo en Santa María de Oló, en la comarca barcelonesa del Moyanés. No sabe a ciencia cierta donde está su casa. Emerge como desorientado y sin apenas puntos en común con el monarca griego que regresó en loor de multitud, aclamado como un héroe y despachando sin piedad a todos los pretendientes que acosaron a su esposa durante los últimos años.

Eva Vila afirma cuando se le pregunta que nunca se creyó el desenlace de la novela de Homero y por eso ha dispuesto su versión particular, minimizada por mor de una importante elipsis. Cuando Ramón y Carmen vuelven a verse parecen ecos de un pasado. Todo ha cambiado, la época, la sociedad, incluso la patria. En el relato, se escucha a través de la radio menciones al independentismo. El tiempo es ese, el que vivimos ahora. No se trata de hablar de política o de volcarse hacia ella para ofrecer una opinión propia. La realidad es la que hay y el guion pretende ser tremendamente actual, aunque apocalíptico en la mayoría de sus aspectos.

La vida cotidiana es el aspecto más atractivo de esta propuesta aparentemente estudiada con mimo, especialmente mediado el film cuando se abandona la voz en off y el relato fluye de forma más natural. Aparecen personajes entrañables, como ese hijo que quiere que una persona extranjera cuide a su madre si bien ella solo quiere depender de una catalana. Ecos del presente en una propuesta que, de todas formas, cuesta identificar en sus comienzos a este Ulises decadente y prácticamente vencido.

Los diálogos son escasos y los sonidos emergen para ganar importancia. Como la luz. Se trata de una propuesta oscura, rodada prácticamente con luz natural, buscando ese ángulo o ese rayo luminoso que ayude a comprender la propuesta, o cuando menos a respaldarla. La labor de Julián Elizalde, director de fotografía, debe ser mencionada con honores, porque refuerza la tesis de la autora para completar una obra muy personal, firme pero ciertamente críptica. Angustiosa por momentos desde su visión tan crepuscular y de tan escasas concesiones.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: