Saltar al contenido

Donde caen las sombras (Dove cadono le ombre) (**)

8 octubre 2018

Genocidio en Suiza

En una clínica geriátrica encontramos a Anna y a su asistente, Hans. Ambos deambulan por un edificio que anteriormente había sido un orfanato y en el que se llevaron a cabo prácticas horribles en aras de terminar con un pueblo nómada de la Europa Centra., los llamados gitanos blancos.

Aunque muchos no sepan de su existencia, los yeniches, ieniches o jenish es la tercera etnia migratoria más numerosa en el Viejo Continente. También se les conoce por viajantes alemanes o por gitanos blancos. Componen un pueblo seminómada que habita, preferentemente, la parte central de Europa, incluida Alemania. Su origen es incierto, aunque hay quien los ubica ya en Suiza durante el siglo XV.

Precisamente, en ese país centroeuropeo, desde los años  veinte hasta los ochenta del siglo pasado, se procedió a una limpieza étnica a costa de los yeniches con la intención de combatir el nomadismo. Se especula con que entre setecientos y dos mil niños fueron arrebatados a sus familias para internarlos en orfanatos o en centros psiquiátricos. Los más afortunados eran acogidos en adopción para ser educados como auténticos helvéticos. El resto fueron sometidos a experimentos científicos tendentes a borrar su identidad.

Ese episodio prácticamente desconocido, un auténtico e inesperado genocidio en un país como Suiza, es el epicentro del primer largometraje de Valentina Pedicina, hasta ahora volcada en el documental, que demuestra su procedencia en este film, donde alterna crudeza y condescendencia casi a partes iguales lo que, finalmente, desequilibra un tanto la historia, de por sí sumamente trágica y que permite a su protagonista, Federica Rossellini, asentarse en su debut como una actriz de gran futuro.

Incorpora a Anna, que trabaja en una clínica geriátrica y que tiene como ayudante a Hans –Josafat Vagni, aquejado de demencia senil. Su vida transcurría sin demasiados sobresaltos hasta que ingresa en el centro una anciana llamada Gertrud –Elena Cotta-. Su llegada perturba a Anna y pronto sabremos los motivos. La recién llegada había sido hasta hacía relativamente poco tiempo la doctora encargada de un programa de eugenesia, o la acción de mejorar los rasgos hereditarios de los seres humanos a partir de métodos selectivos, o incluso con diversas formas de intervención manipulada. Sus pacientes, obviamente, eran niños yeniches.

Anna y Hans fueron en su día dos de esos dolientes internos. Ella tuvo más suerte porque era la preferida de Gertrud, no así quien ahora oficia de su asistente, quien padeció en sus propias carnes diversos experimentos. El centro geriátrico se convierte de esta manera en un orfanato en el que los niños se encuentran apresados en cuerpos de viejos. Un lugar lúgubre, con reminiscencias de un vergonzoso y trágico pasado. La historia es cíclica y los maltratos del pasado o las filas de recuento no son ajenas en ningún momento a estas paredes en cuyas habitaciones imperó el horror.

Asistimos al devenir de unos acontecimientos dolorosos para las dos mujeres protagonistas. De su pasado nos llegan ecos en forma de flashbacks que buscan la concreción y el pánico. Finalmente, llegamos a la conclusión de que Gertrud y Anna se encuentran en una cacería constante, pero deberemos distinguir quien es el cazador y quien la presa. Ese es uno de los valores fundamentales del film. Una medida ambigüedad que se torna morbosa y eficiente, y en la que el espectador casi se ve obligado a tomar partido.

No es tan contundente en su propuesta Valentina Pedicina. En ningún momento se decide por una severidad drástica, para lo cual tenía motivos, ni por una condescendencia absoluta. Parece como si le doliese tanto sufrimiento y optase por aligerar o endulzar su historia, bastante descarnada en su conjunto. Mucho encuadre fijo, que se aprovecha de la luz natural para narrarnos este episodio histórico bastante desconocido. Convincente a ratos, se frena para no herir susceptibilidades, un defecto con el que no contábamos dada la procedencia de su autora, ya que en el mundo del documental hay que ser más directos  y no se deben endulzar los detalles.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: