Saltar al contenido

Barbacana la huella del lobo (**1/2)

20 octubre 2018

Historias del clan

Documental centrado en la búsqueda de las huellas del lobo, un animal en peligro de extinción. También se pone en valor la trashumancia, un oficio milenario a punto de desaparecer. Ambas cuestiones pueden coexistir perfectamente, aunque el autor lamenta su declive, inexorable en el caso del pastoreo.

De Andalucía a Castilla-León, de las cumbres de Sierra Morena hasta la Cordillera Septentrional, en  los parques naturales de Babia y Luna, en plenos Picos de Europa, se busca la huella del lobo, un animal en peligro de extinción. Arturo Menor, documentalista que acaparó premios por su primer trabajo, WilMed, el último bosque mediterráneo -2014-, parece especialmente concienciado por mostrarnos aspectos de la naturaleza que parecen destinados a desaparecer, o que deben ser protegidos cuanto antes. Tanto es así, que prepara una serie de cinco capítulos sobre el lince ibérico, otro animal seriamente amenazado.

El lobo se erige en principal protagonista de este trabajo, pero también la trashumancia, un oficio en máximo declive a causa de las formas de alimentación industrial que priman en estos momentos. Quedan muy pocos pastores que perpetúen el oficio. Son mayores y, probablemente, sean los últimos de su especie que bajan a los valles en invierno y ascienden a las montañas cuando llega el calor para aprovechar los pastos que dejan los bóvidos.

Arturo Menor nos presenta a varios personajes expertos en la montaña y parte con Álvaro de Armiñán en busca de los cánidos que figuran en el título de su documental. Nos explican algunas de las reglas a seguir, como el hecho de lavar las ropas solamente con agua y tenderlas para que se empapen del olor a campo, lo que dará confianza a su objetivo. En Andalucía no consiguen su propósito después de medio año de tensa espera. El siguiente paso son las montañas de  León.

Por fin consiguen dar con una loba y cuatro cachorros. Más adelante, un clan, formado por una pareja reproductora, sus crías y algún que otro ejemplar adulto que se les ha unido. Seguimos sus pasos, sus vicisitudes, riesgos y formas de caza. Aprendemos bastante sobre los lobos, su forma de convivir y la jerarquía de la manada. Faltan otros muchos detalles, pero las imágenes, con teleobjetivos potentísimos, resultan suficientes.

Sorprende la primera parte de este trabajo, hasta que aparecen los lobos, que las secuencias están salpicadas de bellas y variadas aves. A cambio, se nos hurta información sobre ellas. Da la sensación que de que a falta de mamíferos se recurre a los pájaros, sin que vengan más a cuento que unas imágenes magníficas que, en general, están muy por encima de la historia que narra Jesús Olmedo, quien ha tenido días más felices. Los planos a contraluz, las imágenes de la niebla descendiendo de las cumbres, o los rayos de sol filtrándose por entre la espesura del bosque son de lo más atractivas.

Nos gusta bastante menos la obsesión de los documentalistas por erigirse en protagonistas de sus trabajos. Se supone que, en este caso, era el lobo, e incluso la trashumancia. Sin embargo, asistimos a las reflexiones del autor, que se plantea abandonar la empresa ante un revés y los abrazos con quienes le ayudan en la tarea. Acciones prescindibles, opuestas a los guardos y los hide que confecciones para perseguir su objetivo y que hubieran requerido una mayor información para todo aquellos que no somos expertos en ese asunto.

La presencia de los lobos en el documental se circunscribe a la madre y sus lobeznos, así como al clan antes referido. Las notas acerca de su comportamiento resultan muy interesantes, como también la sus relaciones con los vacunos o sus comportamientos con los rebaños vigilados por mastines. Cuando aparecen los cánidos se olvidan las aves. Parece como si ya hubiese el material deseado y no hiciese falta andarse por las ramas. En todo caso, un trabajo interesante, con imágenes superlativas, como el plano cenital en el que un rebaño es recogido en el redil. Sentimos que falten más aportaciones acerca de la coexistencia de los dos ejes fundamentales del film: los lobos y la trashumancia, como también algunos datos más sobre esta última.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: