Saltar al contenido

Millenium: Lo que no te mata te hace más fuerte (The Girl in the Spider’s Web) (***)

9 noviembre 2018

Huyendo de las garras familiares

El regreso de la heroína Lisbeth Salander y de Mikael Blomkvist, el editor de Millenium, nos sumerge en una red de espías, ciberdelincuentes y funcionarios gubernamentales corruptos. La historia tiene mucho que ver con el pasado de la protagonista, quien se fugó de las garras de su padre abusador cuando era niña.

Aunque en el original el título de la novela es La chica en la tela de araña, la película en español mantiene el del texto literario tal y como se lanzado en nuestro país. Se trata de la cuarta entrega de la saga Millenium, la que Stieg Larson dejó bosquejada antes de fallecer. Posteriormente, fue continuada por uno de sus discípulos, David Lagercrantz. Gracias a ella, conocemos ciertos pormenores tenebrosos de la infancia de su protagonista, la hacker Lisbeth Salander.

El inicio respeta los cánones de las entregas anteriores. Lisbeth mantiene el tatuaje de un dragón en su espalda, sus piercings, su vestimenta oscura y se impone sobre su amante femenina y Mikael Blomkvist sigue teniendo relaciones adúlteras con la periodista de Millenium, publicación que acaba de vender, Erika Berger –Vicky Krieps. Cambian los protagonistas. El editor de la publicación que da continuidad a la saga lo incorpora Sverrir Gudnason, y Claire Foy se encarga del papel principal. Después de una trilogía sueca y otra estadounidense surgen las comparaciones, pero la protagonista de Perturbada y Una razón para vivir sale airosa de la prueba a pesar de que el look no le hace demasiada justicia.

Una vez recuperados los personajes, comienza la intriga propiamente dicha. Frans Balder –Stephen Merchant-, un empleado de la NSA norteamericana, diseñó un programa llamado Firewall, que posibilita el acceso a todos los códigos nucleares de los cinco continentes. Las claves para desencriptarlo las tiene el pequeño August, su hijo autista, por lo que son el objetivo principal de un grupo, que mantiene conexiones con la mafia rusa, denominado Sociedad de la araña.

La policía sigue el rastro de Lisbeth, al considerarla responsable de asesinatos y diversos actos fuera de la ley, mientras Mikael no puede olvidar que sus dos grandes historias la tuvieron a ella como referente principal. Ahora, puede haber una tercera. La protagonista encuentra la ayuda de otro viejo conocido, otro hacker y experto en computación llamado Plaga –Cameron Britton- y la de un personaje nuevo. Se trata Edwin Neeham –Keith Stanfield-, un experto en seguridad de la Agencia de Seguridad Nacional, NSA.

El mundo de los arácnidos no solo aparece en el nombre del grupo que opera fuera de la ley. Figuradamente, Lisbeth se encuentra atrapa en otra tela de araña, la familiar. Siendo niñas, tanto ella como su hermana Camilla eran el objeto de deseo de su padre, quien estaba conectado con la mafia. La propia protagonista se lanzó al vacío en el domicilio paterno para no sufrir las vejaciones que se aventuraban. De ahí su carácter solitario y su empeño en defender a todas aquellas mujeres que sufren abusos por parte de los hombres. Dieciséis años después, y tres desde la muerte de su progenitor, Camilla Salander –Sylvia Hoeks- reaparece en escena.

El uruguayo Fede Álvarez ha dirigido un relato que mantiene un ritmo apasionante. Muestra su capacidad para contar historias, y se luce con un envoltorio muy consecuente que se refuerza con una buena fotografía de Pedro Luque, que sí engarza con entregas anteriores, y sobre todo una partitura excepcional del murciano Roque Baños. Sin duda, merece estar entre las candidatas al Oscar porque nos resulta muy difícil pensar en otras notas diferentes para subrayar esta propuesta.

Decíamos que, una vez recuperados los personajes centrales, al inicio del film, comenzaba la intriga. Lo cierto es que a partir de ese momento, las conexiones con la saga Milleniujm resultan escasas a excepción de la personalidad de sus dos caracteres principales. Lisbeth Salander se convierte en una mezcla de James Bond y el equivalente femenino a Batman. La encontramos como una justiciera vestida de negro que es capaz de manejar con soltura una pistola o de pelear como un auténtico experto. Incluso, no le falta su propio batmóvil, y aquellos que vean el film, lo entenderán.

Una cosa no tiene nada que ver con la otra. Esta producción no parece una secuela de Millenium. Más bien, se trata de una propuesta convencional, aunque sumamente efectiva. Fede Álvarez mantiene la tensión en todo momento y las imágenes resultan absorbentes. Está rodada con suficiente habilidad. Tanta, que no te deja ni retorcerte en la butaca y el tiempo de proyección pasa casi en un suspiro. Desde ese punto de vista, la película no defrauda y debe de interesar a un público mayoritario, buena parte del cual huía de la saga por su carácter escabroso. Aquí, se insinúa esa cualidad, pero apenas hay nada implícito. Tampoco da demasiado tiempo.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: