Saltar al contenido

La gran aventura de los Lunnis y el libro mágico (**)

16 enero 2019

Si faltan los cuentos, falta todo

Mar, compañera de clase de los Lunnis, es una niña de ocho años experta en cuentos porque su abuelo se los lee cada noche. Crudo es su antítesis porque no cree en la fantasía, de ahí que quiera robar el libro que contiene todas las historias inventadas por la Humanidad y que custodia Lucrecia.

Los Lunnis dieron el salto a la pantalla por primera vez en 2004, un año después de que comenzara su exitosa singladura en televisión. Ahora se enfrentan a su aventura más ambiciosa, una coproducción hispano-argentina, aunque la verdadera protagonista de la función es Mar -Carla Chiorazzo-, una niña de ocho años a la que su abuelo -Ramón Barea- le lee cuentos por la noche diariamente.

Una de esas narraciones habla de un libro que contiene todas las historias inventadas por el hombre. Un volumen que, cada cierto tiempo, alguien quiere robar, pero se encuentra con un guardián que, con un colmillo mágico y el respaldo de un dragón, suele impedir el malvado plan. Cada generación tiene un guardián, que se dará a conocer en su momento. Todas las lecturas influyen poderosamente en Mar, cuya fantasía es desbordante hasta que da marcha atrás por las burlas a que le someten sus compañeros de clase.

Paralelamente, un siniestro personaje llamado Narciso Crudo -Bruno Oro-, acaudalado propietario de una gran empresa, dedica todo su esfuerzo y dinero en hacerse con el colmillo mágico y llegar hasta el libro, que Lucrecia custodia en el bosque, para destruir la fantasía. Es un empeño personal, pero que viene de generación en generación. Su familia nunca ha creído en los cuentos y él mismo dejó de hacerlo siendo niño cuando el Ratoncito Pérez no cumplió la tradición de dejarle una moneda bajo la almohada a cambio de un diente de leche.

Cuando los Lunnis, que comparten aula con Mar, se enteran de que su compañera reniega de las narraciones literarias, le instan a visitar el bosque. Allí conocerá a Lucrecia y verá el libro. Todo parece coincidir con el relato de su abuelo antes de que inicien un viaje por un mundo extraordinario, lleno de gran colorido por el que desfilan personajes como Don Quijote, Pinocho, Alicia, el León Cobarde, el Hombre de Hojalata, el Espantapájaros, el Mago de Oz, el Flautista de Hamelín, el rey Arturo y el mismísimo Merlín, encarnado por un convincente Pablo Carbonell.

La imaginación que alberga este filme, dirigido por Juan Pablo Buscarini, un veterano de la animación, resulta desbordante. La representación de los personajes literarios es sorprendente, desde la madera con la que está construido Pinocho hasta un Espantapájaros cautivador. Uno de los más significativos es el Ratoncito Pérez, cuya imagen ha rescatado Buscarini de una película anterior, Pérez, el ratoncito de tus sueños -2006-. Los escenarios están a la altura, aunque la puesta en escena resulta irregular. En el afán de establecer una mayor conexión con el público infantil y enganchar de paso a los adultos, no elude planos que evocan a Titanic o a Metrópoli.

Esa intención de llegar a lo más profundo del sentimiento de los niños descuida el guion, que funciona a impulsos, como todo el largometraje. Buscan muchas referencias comprensibles para ellos, como el camino de baldosas amarillas, Don Quijote luchando contra los molinos de viento, el rey Arturo y la espada Excalibur, los protagonistas de La vuelta al mundo en 80 días, o Alicia buscando al Sombrerero Loco. En ese loable intento didáctico de acercar mitos literarios a los chavales, algunas fases están bien hilvanadas, pero la mayoría no muestra una ligazón satisfactoria. Los diálogos tampoco ayudan a los actores, que salvo la aparición de Carbonell y algunos momentos de la protagonista femenina, están por debajo de sus posibilidades.

La música de Vanessa Garde se complementa con la participación de otros autores, como Guille Milkyway, que firman un total de seis canciones. El más importante, Hay algo más, a cargo de Aitana Ocaña. Los cantables, incluidas las coreografías se acumulan especialmente al principio, donde la propuesta se explaya en este aspecto con las voces de algunos de sus protagonistas. Aparte de los Lunnis, las interpretan Carla Chiarazzo, Bruuno Oro, e incluso Gisela Lladó. En las letras se menciona la importancia de la fantasía. Si faltan los cuentos, falta todo se afirma en otro de los números musicales.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: