Saltar al contenido

Tres idénticos desconocidos (Three Identical Strangers) (***1/2)

8 febrero 2019

Separaciones experimentales

En el Nueva York de los años ochenta tres jóvenes sin aparente nexo de unión descubren accidentalmente que sus rasgos son idénticos. Fueron separados al nacer y dados en adopción a familias diferentes. Tras reunirse, gozaron de una rápida popularidad, aunque su caso no fue único y formaba parte de un experimento.

Nos hallamos ante un documental multipremiado, incluso en certámenes cinematográficos como el de Sundance, donde fue elegido su guion como el mejor a concurso, lo que le llevó a figurar en el palmarés como el Premio Especial del Jurado. Tim Wardle debuta como cineasta con esta propuesta después de haber ejercido como productor y realizador de diversas series para la pequeña pantalla y trabajos de no ficción televisivos, respectivamente.

Bobby Shafran explica a la cámara el episodio fundamental de su vida. Tuvo lugar cuando llegó a la Universidad. Ni había destacado en el Instituto ni el nuevo centro docente era uno de los más acreditados del país. Sin embargo, todos parecían conocerlo. Era un tipo popular al que sus compañeros saludaban efusivos al tiempo que las chicas le abrazaban o le besaban. Curiosamente, le llamaban Eddie.

Otro estudiante Michael Domnitz, se sorprendió del asombroso parecido del recién llegado con el de su amigo Eddie Gallan, quien le había comunicado que no volvería a la Universidad. Puestos en contacto los dos jóvenes de parecidos razonables no tardaron en atar cabos. Ambos eran adoptados, nacieron el 12 de julio de 1961, y del papeleo se encargó la misma agencia, Louise Wise. El caso de los dos gemelos que se reencuentran diecinueve años después saltó a la primera página de actualidad. Tanto es así, que uno de los periódicos que recogía la historia llegó a manos de David Kellman, quien llegó a la conclusión de que él también era hermano de los dos anteriores.

Tanta notoriedad tuvo este hecho, que los trillizos llegaron a ser un reclamo para diversos espacios televisivos y actuaron junto a Madonna en Buscando a Susan desesperadamente. Tras las indagaciones correspondientes, certificaron que eran hijos de una madre soltera y que existió un cuarto hermano que murió al nacer. Desde el primer momento congeniaron estupendamente. Tanto, que llevaban a cabo juegos y cabriolas que parecen vedados a quienes se acaban de conocer.

La historia, sin embargo, no se detiene aquí puesto que presenta oscuros intereses. Los tres hermanos, así como otros mellizos y trillizos de la época, formaban parte de un experimento. La citada agencia de adopciones Louise Wise repartía a los hermanos entre familias de diverso poder adquisitivo. En el caso de Bobby, Eddie y David, terminaron en sendos núcleos de nivel económico alto, medio y bajo. Manejando los hilos estaban los psiquiatras Viola W. Bernard y Peter B. Neubauer, galeno judío y de origen austríaco a quien se acusó de métodos próximos a los empleados por los nazis en sus execrables experimentos. Por entonces, dirigía el Child Development Center y su plan consistía en investigar en qué manera influye la genética y el modo de vida en el desarrollo de las personas criadas en ambientes socioeconómicos diferentes.

El documental asemeja una obra de ficción en sus primeros compases. Destaca la labor en el montaje de Michael Harte. De inmediato, se deja llevar por la euforia del encuentro de los trillizos para terminar aproximándose al trhiller cuando se pone de manifiesto el experimento efectuado por Neubauer de forma secreta, sin que los padres adoptivos supieran nada, y con un seguimiento continuo. Lo que sí se pone de manifiesto, y entramos de lleno en el drama, son las secuelas psicológicas causadas por ese ensayo clínico, tendentes a la depresión y que podrían desembocar en el suicidio.

La historia es cautivadora al inicio hasta que Wradle nos lleva por un sendero mucho más tortuoso hasta desembocar en un hecho perturbador. El documental está muy bien estructurado, con una evidente aproximación a la investigación periodística, y enfila para mostrarnos una circunstancia mórbida y cruel. La intriga funciona, y nos golpea en el momento es que estamos más distendidos. Quienes no conocieran lo sucedido con los trillizos que protagonizan esta propuesta se sorprenderán. En buena parte, por el buen trabajo de su responsable, que nos lleva de la mano por unas circunstancias en las que sabe conducirnos de lo agradable a lo siniestro.

From → General

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: