Saltar al contenido

La noche devora al mundo (La nuit a dévoré le monde) (**)

10 marzo 2019

Un hombre solo

Sam se encuentra rodeado de zombis. Está en un edificio parisino y parece ser el único ser vivo. Tiene que aguzar su ingenio para encontrar alimentos y poder sobrevivir a la horda de muertos vivientes que puebla las calles. Y a todo ello, ni siquiera tiene consciencia de que haya más en su misma situación.

Con esta producción francesa se pretende dar una vuelta a las historias de zombis. Se consigue en parte, puesto que al hacer hincapié en un hombre que se encuentra de la noche a la mañana rodeado de muertos vivientes engarza con otros títulos ya vistos, y algunos con un evidente mayor presupuesto, como el caso de Soy leyenda. Es habitual que en este tipo de historias no se mencione un paciente cero ni se haga hincapié en las posibles causas de la mortal invasión. Tampoco en la novela de Pit Agamen en que se basa este filme nos aporta más detalles.

En la adaptación cinematográfica firmada por Dominique Rocher, el cineasta debutante se enfrenta a un reto que no es baladí porque los diálogos son muy escasos. Apenas, un reducido cruce de palabras de Sam –Anders Danielsen Lie-, el protagonista, con dos mujeres que representan importantes puntos de inflexión en esas horas de angustia. La primera en aparecer es su ex novia, a cuya casa acude a recoger algunas pertenencias para cerrar definitivamente la relación. Fanny –Sigrid Bouaziz-, vive ahora con Mathieu –David Kammenos– y ha organizado una fiesta concurrida.

Para prestar la debida atención a sus invitados le pide a Sam que espere en un cuarto, al fondo, donde las cintas de música que busca están almacenadas en cajas de las que la propietaria del piso quiere desprenderse. Finalmente, el protagonista se queda dormido durante la larga espera. Al despertar, surge la tragedia. No encuentra con ninguna persona viva. Únicamente hay movimiento en la calle, donde los zombis campan a su antojo. El panorama es dantesco.

Desde el balcón ve otros supervivientes a quien aconseja que no salgas de sus edificios. En la pretensión de huir, todos son presa de los muertos vivientes. Sam se encuentra solo. Sabe que, de momento, el inmueble le protege de las hordas que buscan vida a su alrededor. Intenta salvar a un gato y se produce el primer enfrentamiento con los depredadores de vida. Los encuentros con los enemigos resultan efectivos, así como su encuentro con Sarah –Golshifteh Farahani-, que ha sobrevivido a través de los tejados. Con ella, la otra fémina importante, se completa la lista de intérpretes a los que hay que añadir la presencia de Alfred, un rol sorprendente que incorpora Denis Lavant.

En este tipo de argumentos apenas hay esperanza para sus protagonistas, y en este caso se cumplen todos los cánones. La parte más valiosa es la secuencia que tiene lugar en los tejados, con la Torre Eiffel al fondo. El maquillaje funciona, al igual que los duelos entre Sam y los zombis. Los movimientos de estos últimos no difieren de los habituales y en este aspecto no hay novedades. El bajo presupuesto tiende a que nos enfrentemos con un filme minimalista en el que cualquier tipo de alarde parece negado.

De cualquier forma, se va desdibujando paulatinamente. Se da más importancia a las vivencias humanas, lo que deja a los zombis en un segundo plano. En ese aspecto casi pasan a formar parte del decorado, como sucede con las calles. En una circunstancia como ésta ya sabemos prácticamente lo que hay que hacer. Primero, intentar comunicarnos con otras personas; luego, encontrar agua y comida. Sam sigue las reglas y su director hay momentos en que acierta de pleno. No obstante, el conjunto no resulta extremadamente sobrecogedor ni aporta más novedades que una pulcra puesta en escena y una historia bien narrada teniendo en cuenta su monto económico y la ausencia en general de diálogo.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: