Saltar al contenido

Timadoras compulsivas (The Hustle) (*1/2)

15 mayo 2019

Hazañas en La Riviera

Dos amigas de lo ajeno, una que vive en la Costa Azul a todo tren y la otra que aspira a emularla, se unen para desvalijar a caballeros que se dejan llevar por sus armas de mujer. En un principio rivales, una se convierte en maestra de la otra para terminar colaborando en sus acciones.

Está muy bien que Hollywood no se olvide de la alta comedia, un género que llega a cuentagotas, pero que suele funcionar en taquilla. Lo que alerta de la falta de imaginación en la meca del cine es que recurran a propuestas de éxito y les laven la cara para quedarse muy por debajo del original. Al fin y al cabo, este largometraje es un remake de la titulada en España Un par de seductoresDirty Rotnen Scoundrels, 1988-, protagonizada por Michael Caine y Steve Martin. Chris Addison debuta de esta forma en la pantalla grande, pero su talento se queda a mucha distancia del británico nacionalizado estadounidense Frank Oz.

En este caso, se cambian hombres por mujeres y son Anne Hathaway y Rebel Wilson las maestras del timo, siempre con la referencia de una leyenda llamada Medusa. Su identidad se desconoce, aunque en la profesión su nombre va asociado con el culmen. Josephine Chesterfield vive en una localidad de la Costa Azul, Beaumont-sur-Mer, y posee una gran villa en la que tiene a Albert –Nicholas Woodeson- como lugarteniente indispensable. También está compinchada con una mujer policía, Brigitte Desjardins –Ingrid Oliver-, que a cambio de un buen dinero se encuentra siempre a su disposición.

En el lado opuesto encontramos a Penny Rust. Su aspecto físico es diametralmente opuesto al de Josephine. Está entrada en kilos, viste con chándal y su aspecto es el de una mochilera. Como sucedía en el original, se conocen en un tren y, por casualidades de la vida, la residente en La Riviera se aplica en enseñar varios de sus trucos a quien el destino obliga a comportarse como una amiga, cuyo peculio se eleva a medio millón de dólares. Juntas despluman a todo adinerado que se encuentran por delante hasta que se encuentran al joven Thomas Westerburg –Alex Sharp-, quien ha conseguido su fortuna gracias a APP de éxito universal.

Por la presencia de Rebel Wilson en la producción, la cinta se vuelca más de lo deseado hacia el lado escatológico. A veces deja de ser alta comedia para perderse en acciones más mundanas. Cuando la Hathaway aparece en escena con sus vestidos sofisticados, el conjunto gana. Todo lo contrario sucede con las situaciones más chabacanas que protagoniza su compañera de reparto. Pueden desembocar en carcajadas, pero el camino hacia la risa se produce siempre por el lado más fácil.

Hay secuencias que resultan absurdas, como la iniciativa de ambas timadoras que ellas denominan El señor de los anillos. Resulta increíble que un hombre pueda caer en esas redes tan sin sentido. Eso no significa que no sea divertida, aunque también es cierto que todo el conjunto es muy mejorable. Con un reparto consistente, se deja escapar buena parte de sus aciertos. Se queda muy por debajo del original y la frescura que propone no deja de oler a rancio porque el listón se ha puesto muy bajo cuando las posibilidades eran mucho más altas.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: