Saltar al contenido

Érase una vez en Hollywood (Once Upon a Time in… Hollywood) (****)

16 agosto 2019

La madurez de Tarantino

En febrero de 1969 la industria del cine acusa una clara transformación. Rick Dalton fue la estrella de una serie televisiva y no ha conseguido dar el salto a la gran pantalla. Acompañado siempre de su especialista en las escenas arriesgadas, se muestra optimista cuando el cineasta Roman Polanski se convierte en su vecino.

Nos instalamos en la época en que triunfan series de televisión como El agente de C.I.P.O.L. o Mannix. La pequeña pantalla sirve de rampa de lanzamiento para futuras estrellas y también es el refugio de veteranos. Los cimientos clásicos de la meca del cine se derrumban y se asiste a un nuevo modelo, el mismo que pilla con el pie cambiado a Rick Dalton -Leonardo DiCaprio-, la estrella de un western televisivo de los sesenta. Rebasados los cuarenta no ha logrado pasar con éxito al celuloide y ve como sus anhelos se desmoronan.

Vive en una zona exclusiva de Los Ángeles, donde tienes que tener casa propia porque eso significa que estás instalado en el mundo del espectáculo. El alquiler no es tan buena señal. Su mejor amigo, y casi único es el especialista que arriesga su físico en las secuencias de riesgo, Cliff Booth -Brad Pitt-, quien vive en una caravana y aprecia tanto al actor como a su pit Bull Brandy. Se trata de un veterano de guerra sobre el que corren rumores de que asesinó a su esposa. Ahora que ha Dalton le han retirado el carné de conducir, también ejerce de su chófer.

Quentin Tarantino se mete dentro del cine, aunque sería más lógico decir que se mete dentro de las películas en una época en que apenas tenía seis años y que, por tanto, no conoció de primera mano. Da lo mismo, porque si se remonta en el tiempo consigue sus mejores historias y ésta podría haber sido, en parte, una propuesta lógica dentro de una filmografía de frases brillantes y secuencias violentas. Sin embargo, no hay en este desarrollo muy hollywoodiense diálogos impactantes y la violencia no llega hasta bien avanzado un metraje que se va hasta las dos horas y cuarenta y cinco minutos sin caer en ningún momento.

Da la impresión de que el cineasta se ha hecho mayor, y que ya no le interesa seguir con la vitola de niño terrible. Camino de ser sexagenario parece no preocuparse tanto por deslumbrar como por firmar una buena película, un conjunto que de verdad la satisfaga. A la vista del resultado, puede sentirse orgulloso, aunque los fanáticos de Pulp Fiction o de Malditos bastardos se sientan algo decepcionados. Se pueden establecer algunos nexos de unión con ésta última, pero también con sus anteriores ocho largometrajes. Destaca igualmente por su cuidada producción. Gracias a los desplazamientos en automóvil de Booth apreciamos los detalles cuidados al mínimo. Sus calles y todo lo que en ellas se advierte raya a una altura ejemplar.

El creador de Knoxville recurre a largometrajes de la época, se sumerge en las canciones de entonces, incluida el Bring a Little Lovin de Los Bravos. También en ciertos personajes, como Steve McQueen, Michelle Philips, Mama Cass, Wayne Maunder, Sam Wanamaker y Bruce Lee, con quien Booth tuvo una pelea en un set. Más protagonistas son el cineasta Roman Polanski -Rafal Zawierucha- y su esposa Sharon Tate -Margot Robbie- meses antes del espantoso crimen de Charles Manson -Austin Bustler- y su banda. Hay lugar, igualmente, para George Spahn -Bruce Dern-, el octogenario casi ciego que alquilaba su rancho para western y a quien Charles Manson convenció para que le dejara vivir en él junto a los suyos.

No se olvida Tarantino de actores fieles a su cine, como Kurt Russell, a quien le ha reservado el papel de narrador enriquecido con el de coordinador de especialistas. Lo que ha hecho el autor es mezclar la realidad con la ficción. Casi como sucedía a finales de los sesenta en las colinas de Los Ángeles. Incluso, Al Pacino podría representar fielmente uno de esos personajes. Encarna a Marvin Schwarz, productor y agente de Dalton. Le ofrece viajar a Roma para protagonizar un espagueti western, algo que el actor detesta porque lo considera la escala más ínfima de la profesión. Otro homenaje más. En este caso a Sergio Leone, por quien delató su admiración con el rodaje de Django Desencadenado. Insistimos que esta nueva historia es un compendio de sus inquietudes y aficiones que engarzan con el resto de su filmografía.

Dalton sabe que no podrá remontar el vuelo en la meca del séptimo arte. Le han ofrecido ser el villano de una nueva serie protagonizada por James Stacy -Timothy Olyphant-. Sus conversaciones con dos niños que intervienen en el rodaje resultan apasionantes. Para entonces, se acrecienta otro problema añadido en la vida del actor, su alcoholismo. Este personaje, fagocitado por la industria, le permite el lucimiento a DiCaprio en un papel escrito para él y que solo él puede representar. Pese a ello, nos quedamos con Brad Pitt. Cuando tiene un papel un rol que le exije demuestra que es un actor con mayúsculas.

La parte final es la que debe de contentar más a sus seguidores. La violencia crece y sus imágenes son más afines a su responsable. La presencia de Polansky y su embarazada esposa, así como la banda de Manson, puede anticipar el execrable crimen, puesto que también aparecen las amigas de la actriz, como Abigail Folger. Hay sorpresas, porque no se puede esperar de Tarantino una propuesta sin ellas. Lo que sí es cierto es que no se podrá hablar en el futuro del cine de su autor sin mencionar este filme. Puede que no sea todo lo redondo que debiera, pero sí es el de un talentoso artista que se muestra en el esplendor de su madurez.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: