Saltar al contenido

Paradise Hills (*)

9 octubre 2019

La muchacha prometida

En un internado de lujo conviven en un futuro próximo las jóvenes enviadas por familias con suficientes posibilidades económicas para convertirse en esposas perfectas. Una de las muchachas descubrirá que el lugar alberga oscuros secretos.

La única producción española presente en el último Festival de Sundance es una fábula feminista de ciencia ficción dirigida por Alice Waddington, nombre artístico de una bilbaína nacida en Bilbao en 1990. A la vista de su primer largometraje, se muestra muy interesada porque la mujer sea dueña de sus actos en un mundo irreal enseñoreado por los clásicos títulos de terror de los estudios Hammer y Universal. Contó con la ayuda inestimable de Josu Inchaustegui quien, desde su faceta como director de fotografía, lleva a cabo un uso superlativo de la luz.

La película se abre con un baile que para sí quisieran las historias más románticas de princesas. Destaca la presencia de la novia, Uma -Emma Roberts-, con su pelo rosa y su mirada penetrante. Se va a casar con el novio que ha sido elegido para ella, si bien da la sensación de que no está muy animada. No se trata de un matrimonio concertado, sino que las muchachas que salen de la residencia de Paradise Hills son las damas perfectas para caballeros de buena posición. Algo así como doctorados en Oxford.

Hay algo extraño en esa escena. Tanto, como la ostentosidad que rezuma. Maravillosos trajes y un diseño barroco de evidente atractivo que parece complicado que pueda tener continuidad a lo largo de la poco más de hora y media que dura este trabajo. Sin embargo, lo consigue. La protagonista asciende unas escaleras dispuesta a reunirse con su novio y consumar el matrimonio. Vuelve la vista y la sensación de algo oculto nos invade con mayor fuerza. Ahí lo dejamos momentáneamente porque la acción se desplaza atrás en el tiempo, cuando Uma llega a la residencia.

Si el baile inicial podría haberse integrado en La Cenicienta, la encargada del recinto, conocida como La Duquesa -Milla Jojovich- bien podría ser la madrastra de Blancanieves. En ese extraño y apartado lugar se despierta la protagonista. Se trata de una residencia futurista en la que a las díscolas niñas bien, las de la clase denominada superior, se las convierte en señoritas de bien. Pueden acabar allí quienes tengan problemas de personalidad, sobrepeso o coqueteen con las drogas o el alcohol. También aquellas que no acepten de buen grado a sus futuros maridos.

Alice Waddington propone un relato ampuloso. En su afán de resultar diferente, ella que estudió publicidad y ejerció de responsable de videos de moda, demuestra su experiencia con imágenes poderosas, vestidos fastuosos y una puesta en escena brillante y tan rococó como los escenarios y los personajes que muestra, planos cenitales incluidos. Incluye todo lo que le fascina, desde el terror al musical de la época dorada de los grandes estudios.

El duelo entre Uma y La Duquesa tiene otros intérpretes, internas que se relacionan inmediatamente con la protagonista, como Yu -Awkwafina-, Chlow – Danielle McDonald- y, especialmente, Amama -Eiza González- quien le abrirá los ojos a Uma acerca de los horrores y el secreto que alberga Paradise Hills. La actriz y cantante mexicana, junto a la rapera estadounidense son apuestas claras del gusto y las intenciones de la autora.

La producción se muestra esplendorosa, incluso diríamos que deslumbrante, pero la película se queda ahí. El guion es tan soso como simple y existe un tremendo desfase entre la historia y la forma de contarla. Es como si dos vehículos se desplazaran por carreteras distintas y situadas a diferentes niveles. Se convierte en un thriller feminista de ciencia ficción con escaso interés en la trama. La mujer debe regir sus propios designios ahora y en el futuro por mucho que en Paradise Hills se empeñen en lo contrario. Todo es fastuoso menos el guion, que tristemente baja la nota de manera contundente.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: