Saltar al contenido

Mi vida con Amanda (Amanda) (**)

25 noviembre 2019

25La madre ha dejado el edificio

David vive el presente, ganándose la vida con pequeños trabajos sin visos de futuro estable. Poco después de acercarse a una nueva vecina recibe el impacto de la muerte de su hermana mayor a consecuencia de un atentado terrorista. El joven es el único que puede hacerse cargo de su sobrina, la pequeña Amanda.

Presentada en el Festival de Venecia, esta historia original de Mikhaël Hers obtuvo dos nominaciones a los Premios Cesar en 2018 gracias a su protagonista masculino y a la partitura musical compuesta por Anton Sanko. Se trata de un drama que muestra el acercamiento entre un joven adulto y su pequeña sobrina una vez que la madre de ésta falleció en el transcurso de un atentado terrorista.

La tragedia social está ahí, pero las imágenes no se recrean en ella. Ni siquiera se muestran al inicio, porque en ningún momento su autor pretende que sea el arranque de su propuesta. Sucede, y hay que adaptarse al futuro por mucho que cualquier acción terrorista se considere un acto tan criminal como irresponsable. Antes de que produzca la masacre, conoceremos a Amanda –Isaure Multrier- y a su madre, Sandrine –Ophélia Kolb-, quien baile con ella rock and roll y le explica la expresión Elvis ha dejado el edificio.

La frase en cuestión se remonta a la época más brillante del cantante, y significa como una oportunidad que ya pasó, un tren que se ha ido y con él la posibilidad de algo. Eso es lo que ocurrirá cuando Sandrine sea una de las víctimas de un tremendo ataque terrorista en las calles de París. Su hija quedará huérfana y afectará a su tío David –Vincent Lacoste., un veinteañero que vive sus preocupaciones, aceptando trabajos pasajeros y, sobre todo, viviendo el presente.

Nadie dejará el edificio donde se encuentre, aunque sí puede hallar oportunidades en él, como la recién llegada Léna –Stacy Martin-, posiblemente el único pequeño compromiso que le conozcamos hasta ahora. La muerte de su hermana es un palo más que un contratiempo. La quería y siente su pérdida. Además, hay que tener en cuenta a la pequeña Amanda. Las autoridades le explican que se puede pedir su custodia y no es factible que se quede en casa de otro familiar.

Juntos aprenderán a sobrellevar la pérdida y a que la vida continúe. Lo harán entre llantos en solitario, entre ciertos reproches y un acercamiento en el que sobresale la ternura. Una historia de necesidades familiares que ya se ha convertido en referente en la cinematografía francesa. Hers no carga las tintas, ni en el sentimentalismo ni en el luctuoso suceso que marca la vida de sus protagonistas. En ningún momento busca las causas ni se atreve con una condena explícita.

Lo que busca es exponer los hechos, mostrar la vulnerabilidad a la que todos estamos expuestos, aunque lo centraliza en la capital francesa. De esta forma, vive el presente, cimentando las bases del futuro. Sandrine ha dejado el edificio y hay que vivir con ese condicionante. Amanda y David tendrán que asumirlo, comprenderlo y superarlo. Gracias a la formidable actuación de sus actores principales, especialmente por parte del protagonista de Hipócrates, y de su compenetración, la película gana muchos enteros.

No se trata de un Kramer contra Kramer al uso. El melodrama también está servido, pero se buscan más las consecuencias anímicas de un hecho incontrolable que obliga a un cambio de dirección en la vida del tío y su sobrina. Tampoco se puede hablar de una gran originalidad en la propuesta. Las sorpresas argumentales brillan por su ausencia solo que, aunque se trate de una apuesta lacrimógena, tampoco se pretende hurgar en la herida. Los hechos en sí resultan demasiado convencionales y quedan salvados por la buena interpretación. El resto emerge demasiado convencional como para ensalzarlo.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: