Saltar al contenido

Nuestras madres (**1/2)

22 febrero 2020

La memoria de los muertos

En 2013 tuvo lugar en Guatemala el juicio contra los mandos militares que iniciaron una guerra civil que duró dos décadas. Un joven antropólogo recompone los esqueletos de los fallecidos mientras mantiene la esperanza de dar con el paradero de su padre, a quien no llegó a conocer. Una mujer le proporciona una pista.

Las barbaridades cometidas durante el período de las dictaduras latinoamericanas van mucho más allá de Argentina y Chile, las más reconocidas por tratarse de países de mayor población y que alimentan más intereses económicos de terceros. Curiosamente, han llegado conjuntamente a las carteleras españolas dos títulos centrados en Guatemala, donde el conflicto dejó más de doscientos mil muertos y en torno a cuarenta mil desaparecidos. La asfixia es un documental, pero Nuestras madres es un largometraje de ficción cuyo responsable es César Díaz, que había incursionado en la temática en 2015 con Territorio liberado, un cortometraje de sesenta minutos.

En su primer largo necesita un cuarto de hora más para profundizar en la búsqueda de un supuesto guerrillero desparecido a manos de los estamentos gubernamentales que sembraban el terror desde el poder. En el documental, buscaba la verdad acerca del padre del propio cineasta, un héroe revolucionario a decir de su madre. En la ficción deja el protagonismo a un antropólogo de la Fundación Forense, cuya tarea más específica es la de recomponer los esqueletos de los cadáveres. Un plano cenital nos muestra el mimo con el que lleva a cabo su tarea.

Ernesto -Armando Espitia- se entrega a su trabajo con la esperanza de que algún día pueda tener referencias de su padre. Mientras, las mujeres se preparan para testificar en el juicio a la cúpula militar por los desmanes cometidos. Una de ellas le proporciona una pista sobre su progenitor, aunque el descubrimiento de la verdad, como sucedía en su trabajo de investigación, puede resultar más doloroso que la intranquilidad del desconocimiento.

César Díaz, que cuenta entre sus cortometrajes con títulos de animación y documentales, se aproxima más a este último género en su exposición. Se diferencia en el tratamiento fotográfico, efectuado con mimo gracias a la colaboración de Virginie Surdej. Con un ritmo lento, casi asfixiante, va desmenuzando su propuesta, cuyo contenido es cruel. Cuenta los hechos sin dobleces. No pretende sensibilizar todavía más al espectador cargando las tintas o dramatizando situaciones que de por sí ya resultan suficientemente trágicas.

La película, ganadora de la Cámara de Oro a la mejor ópera prima en Cannes, muestra valores innegables, si bien sale perjudicada por no hay nada en esta producción que se salga de los cánones establecidos. Su frialdad la convierte en distante y se ciñe más a un relato escasamente arriesgado que a un largometraje de ficción que adolece de mayor intensidad. La declaración de la mujer de un desaparecido hablando del asesinato de su esposo y de la violación múltiple a la que sometida es lo más conmovedor que encontramos en sus imágenes. Tal vez, un bagaje escaso.

El autor cuenta con decisión una historia que satisfará a los oprimidos olvidándose de que el cine de ficción necesita otros parámetros. Lo que narra está bien descrito y su propuesta no necesita más adornos. Muy distinto es que se trate de un vehículo que se dirige fundamentalmente a un círculo cerrado. Aun considerando las virtudes evidentes de este film, que las tiene y no son desdeñables, las atrocidades llevadas a cabo por la dictadura guatemalteca necesitan otra propuesta más estremecedora. Un guion más punzante y que se ajuste mucho más a las reglas del séptimo arte.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: