Saltar al contenido

La vieja guardia (The Old Guard) (**1/2)

21 julio 2020

Derecho a la inmortalidad

Son cuatro personajes inmortales. Llevan cientos de años ayudando a los demás dirigidos por Andrómaca de Scythia.  Su secreto es descubierto por un agente de la CIA que acepta ponerlos en manos de una empresa farmacéutica para que investiguen su ADN. De todas formas, sus atributos no con eternos.

Cuatro personas armadas son tiroteadas indiscriminadamente. No cabe duda, están muertos. Sin embargo, no tardan en recuperarse y eliminar a sus adversarios. Todas las heridas están cicatrizadas y si no fuera por la sangre que ha manchado sus trajes, diríamos que acaban de levantarse de la cama tras un sueño reparador. Efectivamente, son inmortales. Llevan cientos de años haciendo el bien, salvando a otra gente. Había un quinto, Quynh –pero fue arrojada al fondo del mar dentro de un ataúd y hace años que no se sabe nada de ella.

La jefa de este escuadrón aparentemente invencible es Andrómaca de Scythia, más conocida como Andy –Charlize Theron-. Aunque no le gusta repetir actividad en un mismo escenario, por medio de su compañero Booker – Matthias Schoenaerts- acepta la propuesta de Copley –Chiwetel Ejiofor-, un miembro de la CIA, para liberar a un grupo de niñas secuestradas en Sudán del Sur. La misión es una trampa y los cuatro inmortales, incluidos Joe –Marwan Kenzari- y Nicky –Luca Marinelli-, caen abatidos.

En realidad, Copley se ha confabulado con el responsable de una empresa farmacéutica llamado Meerick –Harry Melling-, que ha desarrollado diversos avances en la lucha contra distintas enfermedades. Ahora quiere hacerse con los secretos de los inmortales para incrementar la edad media de los seres humanos. Pretende adelantarse a otros competidores que, se supone aunque no se demuestra, ansían resultados afines para incrementar su saldo favorable en la cuenta de resultados.

En uno de los últimos enfrentamientos, Andy observa con cierta preocupación el hecho de que una de sus heridas no ha cicatrizado. Es posible que pierda su condición mientras tanto ella como sus compañeros tienen visiones acerca de otra mujer que puede haber captado sus mismos poderes. Se trata de Nile Freeman –Kiki Layne-, una marine del ejército de los Estados Unidos destacada en Afganistán. Van en su busca, la rescatan, y finalmente la incorporan al grupo.

Greg Rucka adaptó la novela gráfica de Leandro Fernández y Gina Pince-Bythewood, responsable de La vida secreta de las abejas, se convirtió de esta forma en la primera mujer de color que dirigió una producción de gran presupuesto adaptada de un cómic. Hay acción, pero nos interesa más la introspección de sus personajes. De todas formas, ambas partes casan perfectamente y lo mismo nos da ver a Andy descubrir los ingredientes de un baklava que eliminar oponentes con su hacha de dos cabezas.

Su grupo está compuesto por inmortales y acarrean con sus consecuencias. No manifiestan su pesar, como los vampiros que perviven a través de los siglos, pero casi. Sufren por los seres queridos que han quedado en el camino. Saben que en cualquier instante pueden perder su principal atributo, pero de momento se empeñan en hacer el bien. Esa es una vertiente a la que no se le saca el mejor partido. Se referencia algunos personajes famosos, benefactores de la humanidad, que fueron salvados por Andy y los suyos. Se hace de soslayo, sin detenerse a pesar de las más de dos horas de duración. Los villanos tampoco tendrán hueco en la antología de antagonistas.

La cinta supera la nota media de las cintas de acción presentadas por Netflix en los últimos meses. Con un presupuesto de setenta millones de dólares, el resultado final le hace justicia, aunque se muestra desacompasada en algunos momentos. Charlize Theron recuerda por momentos a la heroína de Mad Max: Furia en la carretera, aunque el conjunto tenga mucho menor peso que la propuesta que se alzó con seis de sus diez nominaciones al Oscar. La posibilidad de que haya una segunda parte, o incluso de que esta película sea el embrión de una saga se determinará por su impacto entre el público. De momento, una escena post créditos nos muestra al desterrado Booker encontrándose con la desaparecida Quynh. Toda una sorpresa.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: