Saltar al contenido

Mi hermano persigue dinosaurios (Mio fratello rincorre i dinosauri) (***)

28 julio 2020

Creía que era un súper héroe

Los padres de Jack le anuncian que va a tener un hermanito y que será un chico muy especial. Con solo cuatro años, piensa que el nuevo miembro de la familia tendrá súper poderes e imagina sobre ello. Sin embargo, no tarda en descubrir el significado de la palabra Down aplicado a una persona.

La novela homónima, y absolutamente biográfica, en la que está basada esta película, escrita por Giacomo Mazzariol, fue todo un éxito de ventas en Italia. En su primer trabajo detrás de las cámaras, Stefano Cipani cumple con ortodoxia la adaptación, que parte de un guion escrito por Fabio Bonifacci que mantiene las claves del texto original. Se trata de una propuesta familiar, dulce y que, aunque pasa por momentos de tensión dramática, no deja de ser un canto al optimismo.

Jack tiene dos hermanas mayores y sus padres le anuncian la llegada de un hermanito, un niño muy especial al que pondrán de nombre Giovanni –Gio-. Al escuchar esa definición, y solo con cuatro años, Jack se imagina que su hermanito tendrá súper poderes y da vueltas sobre ello. Desgraciadamente, no es así, puesto que el recién nacido lo que posee es un cromosoma demás y la palabra Down resulta imprescindible al referirse a él.

Años más tarde, Jack –Francesco Gheghi- se matricula en un colegio. Descubre la atracción en Arianna –Arianna Becheroni- y, a pesar de su timidez, intenta acercarse a los chicos más populares del centro, aquellos que tienen un grupo musical y un canal de YouTube. Con toda su inocencia, Gio –Lorenzo Sisto- no quiere permanecer al margen y se cuela en las vivencias de su hermano, que oculta a los demás la deficiencia psíquica del pequeño. Incluso, inventa una mentira en relación a un grupo neonazi que únicamente provoca dificultades bastante serias en su entorno.

Esta producción es a Italia lo que Wonder a la filmografía norteamericana. Dos historias de chavales diferentes que intentan hacerse su hueco en la sociedad. Si en aquella ocasión eran Julia Roberts y Owen Wilson quienes luchaban por poner en valor a su hijo, ahora son dos carismáticos actores transalpinos, Alessandro Gassman e Isabella Ragonesse, quienes velan por hacer normal la anormalidad. Cuentan con el apoyo de la Tía Dolores, personaje que le permite a Rossy de Palma lucir su vis cómica. Una vez más, la española entra en la historia como si de un torbellino se tratase.

El relato es, sobre todo, amable. Un canto al optimismo que evita recrearse en la adversidad y en la tragedia. Lógicamente, hay pasajes en los que se advierte una mayor tensión dramática, pero el conjunto invita a la esperanza. Stefano Cipani consigue pasajes más que atractivos, como cuando enfoca en primer plano los rostros de los seis componentes familiares, y demuestra su buen hacer en los pasajes musicales. No abusa de ellos, pero sabe sacarles partido.

Lucas Vidal ha compuesto una partitura que se adapta al guion, quizás un poco edulcorada y la fotografía de Sergi Bartrolí apuesta por un tono mediterráneo, con mucha luminosidad. Alcanza su momento más álgido cuando se acerca al final y vemos a los principales personajes en un desfile disfrazados de indios y vaqueros. Ahí es donde el director se muestra más práctico, con una puesta en escena sin alardes y dejando la mayor relevancia a la familia y a los amigos de Jack, quien debe deshacer el entuerto en el que se había metido por ocultar la naturaleza de Gio. Para un chico de catorce años, tener un hermano pequeño con síndrome de Down supone una circunstancia embarazosa.

La narración se lleva a efecto de manera subjetiva, incidiendo en la incomodidad que un adolescente suele sentir en un espacio de tiempo cuya edad incide en esos aspectos. Los compañeros de colegio pueden ser crueles y, a veces adoptamos unas posturas de defensa ante esa posibilidad. Jack intenta caminar hacia adelante, pero hay situaciones difíciles de ocultar y que se deben afrontar con valentía y hasta con una cierta dosis de orgullo. De eso se trata esta historia, que incide en que nadie se debe quedar atrás porque nunca hay motivos suficientes para ello.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: