Saltar al contenido

100% Wolf: Pequeño gran lobo (100 Percent Wolf) (***)

26 agosto 2020

El aspirante al trono

Los hombres lobo odian a los perros, pero ayudan a los humanos salvándoles de cualquier catástrofe. Freddy Lupin es el heredero. El chaval, que aspira a ser el más grande entre los suyos, tiene en su poder la Piedra Lunar. Sin embargo, cuando llega su decimotercer cumpleaños se convierte en un caniche.

Desde Australia nos llega esta propuesta de animación 3D que rinde un evidente homenaje a El rey león. Desde la gran roca, esta vez con forma de cánido, hasta el eje de la aventura en sí las referencias saltan a la vita. Un niño, aspirante al trono de su padre, es desplazado por su ambicioso tío. En su intento de hacerse vales encontrará la ayuda de representantes de otras especies. Realmente, ahí concluye la aproximación a la película de Disney, ya que la apuesta de Alexs Stadermann, responsable de las dos entregas de La abeja Maya, deriva muy pronto hacia otros derroteros y muestra algunos aspectos visuales muy efectivos.

Basada en la novela publicada por Jayne Lyons en 2008, Freddy Lupin es el heredero de una orgullosa familia de hombres lobo que odian a los perros y se desviven por ayudar a los seres humanos ante cualquier catástrofe. Su padre es un valiente representante, al igual que su tío, a quien el chiquillo no le hace ninguna gracia. Cuando se cruza en sus caminos un heladero, cuya mascota inseparable es un mono de fieltro, aprovecha para despeñar a su hermano, con lo que el protagonista queda indefenso. No le vale ni siquiera la posesión de la Piedra Lunar, la que su tío desea por encima de todo.

Al llegar a los trece años debe producirse su primera traslocación. Espera convertirse en un aguerrido lobo, pero algo sale mal y se queda en un simple caniche por lo que sus problemas se incrementan. Encuentra respaldo en unos chuchos callejeros, cada uno con una habilidad diferente, en especial un pequeño ejemplar llamado Batty. El caso es que el personaje central no debe luchar solamente por recuperar el estatus que le corresponde dentro de la manada. También debe deshacer el trato de su tío con una perversa científica que, en lugar de convertir a los canes en fiambre, los procesará para obtener pelucas. Su guardaespaldas es un fiero dóberman llamado Cerebrus. A destacar una abuela rockera que se desplaza en motocicleta y que recuerda, salvando las distancias, al personaje de Julieta Serrano en Mujeres al borde de un ataque de nervios.

Por momentos, la cinta se muestra entrañable. No abandona nunca la agilidad propiciada por efectivos cambios de tiros de cámara. Huye de la tónica general del plano secuencia con la que se adorna últimamente a cualquier persecución. Los colores están en el límite de lo tétrico, esa paleta de tonos oscuros que suele acompañar cualquier propuesta relacionada con la licantropía. Si El rey león es el referente en el arranque de la historia, más adelante se intenta apoyar en la originalidad. Este aspecto llega más bien por los personajes, no solo por su aspecto físico sino también por los trabajos que representan.

Hay momentos divertidos y la cinta, por lo general, es entretenida. Se procura no cargar las tintas para evitar que los más pequeños puedan asustarse con unos hombres lobo que resultan mucho más próximos de lo que pudiera suponerse. Bien se preocupan sus mentores que, al principio, sean ellos quienes salven a niños de un incendio o de un accidente. Pretenden que se muestren afines a los sentimientos infantiles desde el primer momento, e incluso los animales más feroces, a excepción del principal antagonista, tienen rasgos de humanidad y cercanía.

En cierto sentido, el argumento es más lógico que otros referentes imaginables. Aunque es difícil de asimilar la función de los cánidos, el relato fluye de forma natural. Por muchos anacronismos que encontremos, o aunque se acumulen situaciones irreales, hay pocas cosas que chirríen, porque se aceptan sin apenas pestañear. Principalmente en el caso de los más pequeños gracias a una apuesta que tiende a resaltar una vez más la familia, el trabajo en equipo y la comprensión con los demás.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: