Saltar al contenido

Uno para todos (**1/2)

18 septiembre 2020

El nuevo compromiso de Caspe

Un profesor interino llega a un pueblo completamente desconocido para él dispuesto a ser el tutor de una clase cuya profesora titular está embarazada. Una de sus misiones será reintegrar a un alumno enfermo en su aula, pero la tarea no será fácil porque es rechazado por la mayoría de sus compañeros.

Un automóvil desgastado llega a una localidad aragonesa conducido por un hombre que pasa la noche en sus asientos mientras suena Tornaràs a tremolar, de Mishima. A la mañana siguiente se incorpora a un instituto como profesor interino de la clase de sexto de primaria, donde marca sin imponer sus propias reglas y encuentra bastante predisposición en sus nuevos alumnos. Así arranca Uno para todos, la nueva propuesta cinematográfica de David Illundain tras haber debutado con B, en la que llevaba al celuloide el proceso en el que se vio inmerso el ex político Luis Bárcenas.

Aleix -David Verdaguer- advierte desde el primer momento la ausencia de un niño. Se trata de Carlos, que se recupera en su domicilio de un cáncer que le supuso someterse a quimioterapia. Marta -Patricia López Arnáiz- con la que el protagonista se encuentra tomando una cerveza, es la tutora del chaval, sobreprotegido por su madre -Clara Segura- y que muestra sus conocimientos de programación con un juego de marcianitos creado por él mismo.

Cuando la jefa de estudios -Ana Labordeta- informa a Aleix de que Carlos está de vuelta se encuentra con un problema mayúsculo puesto que la mayoría de la clase es reacia a que regrese su hasta hace poco compañero. Nadie quiere que se la tache de chivato. Aunque todos rehúyen cualquier relato de los antecedentes, el profesor interino tendrá no solo que conseguir que acepten a Carlos, sino también que los desencuentros producidos hasta entonces queden como algo pasajero y la calma reine entre todos los componentes del aula.

El bullying es uno de los referentes de este guion escrito por Coral Cruz y Valentina Viso que transcurre en una de las poblaciones de referencia de las Cinco Villas. El nuevo compromiso de Caspe se basa ahora en lo que todos los alumnos, sin excepción puedan llevar a cabo una acción de forma conjunta y con total compañerismo. Paralelamente, se ponen de manifiesto cuestiones como el cáncer infantil, la sobreprotección maternal, el desarraigo y la pérdida de un ser querido.

Aleix tiene sus propios secretos, ya que nunca contesta las llamadas telefónicas de su madre y apenas se integra en el claustro. Ni siquiera con el otro varón del mismo, el profesor de gimnasia que interpreta Jorge Pobes. Le cuesta conciliar el sueño en cualquier estación del año y le desconcentra una simple gotera del piso que le ha alquilado Joaquín, el bodeguero -Miguel Ángel Tirado-. La austera fotografía de Bet Rourich, que refuerza el árido escenario y la insistencia, tal vez demasiado recurrente, de las calles de Caspe rodean a un buen David Verdaguer que se aferra a su zona de confort, tanto en el plano físico como en el interpretativo.

Usualmente, las historias sobre aulas de enseñanza tienen que ver con cursos conflictivos y alumnos o profesores desarraigados que elevan el drama hasta cotas importantes. Illundain narra con efectividad y buen tono las andanzas de este profesor interino, ese uno para todos, a años luz del protagonista de El club de los poetas muertos en cuanto a compromiso literario, pero no en lo que se refiere a iniciativa y deseo de interesar a sus alumnos.

La naturalidad con la que se describen los hechos a lo largo de todo un curso se da la mano con cierta ingenuidad. La mayoría de los aspectos sobre los que gira esta propuesta no terminan de llegar a puerto y se quedan como una barca a merced del oleaje. Las buenas intenciones priman siempre, sin que se concrete la pasión naciente entre la tutora y el interino, o los problemas de los compañeros, que se resuelvan con suma facilidad. Al final, como dice la canción de Mishima, se volverá a llorar, a sonreír, a sentir, a soñar, a creer, a rezar y a… volar. A ondear una bandera, en definitiva.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: