Saltar al contenido

La divina misericordia (Milosc i milosierdzie – Love and Mercy: Faustina) (*)

22 septiembre 2020

Visiones de una santa

Faustina Kowalska sintió la vocación religiosa cuando era niña. Pese a la oposición paterna, consiguió hacerse con la dote para entrar en un convento, donde ya advirtió que Jesús hablaba con ella. Sus visiones derivaron en el culto a la Divina Misericordia, que su compatriota Juan Pablo II se encargó de impulsar definitivamente.

La Divina Misericordia es una devoción católica basada en que la pasión del Hijo de Dios es el precio pagado para expiar nuestras faltas. Siguiendo con sus postulados, si le confiamos nuestros pecados seremos perdonados y Dios, en lugar de ser juez, será nuestro salvador. Su impulsora fue Maria Faustina Kowalska, nacida en la localidad de Glogowiec el 25 de agosto de 1905 y fallecida en Cracovia, curiosamente treinta y tres años después, a consecuencia de una tuberculosis.

El también polaco Michal Kondrat se encargo de escribir y llevar al celuloide esta propuesta utilizando una fórmula similar a la empleada en su primer film, Dos coronas. La combinación de ficción y realidad resulta muchas veces confusa y ese es el principal problema de una producción que nos descubre una santa no demasiada conocida por nuestras latitudes y cuyos actos fueron puestos en duda hasta que su compatriota Juan Pablo II, antes de llegar al solio pontificio, decidió apostar por la devoción a la Divina Misericordia y estableció su festividad el primer domingo después de Pascua.

La santa está encarnada por Kamila Kaminska en diferentes secuencias que narran la oposición de su padre a que entrase en un convento, su posterior dedicación como incansable trabajadora en el seno de una familia con vistas a obtener el dinero suficiente para la dote y abrazar los hábitos en una congregación que dudada de sus palabras. María Faustina insistía en que Jesús hablaba con ella y le conminaba a difundir el culto a la Divina Misericordia. Cuando el sacerdote Michal Sopocko -Maciej Malysa- se convirtió en su guía espiritual lo primero que decidió es que la mujer fuese vista por un psiquiatra. Poco después se convertiría en el principal valedor de la religiosa y el continuador de su iniciativa al fallecer ella.

El docudrama permite que Dariusz Jakubowski encarne al cardenal Karol Wojtyla y Janusz Chabior al artista Euginiusz Kazimirowski, y es que la figura que representa la advocación de La Divina Misericordia ocupa una parte fundamental del relato. Jesús le encargó a su sierva que le retratase, pero como ella no sabía pintar fue Sopocko quien encontró la persona idónea. Estuvo a punto de abandonar en varias ocasiones debido a la insistencia perfeccionista y tozuda de la monja, que corregía constantemente diversos detalles del boceto.

Esperábamos una hagiografía o que la propuesta se detuviese más en la propuesta de María Faustina, pero es el retrato, a la postre símbolo de la advocación, el que ocupa, cuando menos, un metraje similar. No solo se detiene Kondrat en su culminación sino también en la forma que fue restaurado tras pasar diversas vicisitudes, que incluyen la II Guerra Mundial y la dominación soviética, que obligó al cierre de la mayoría de las iglesias polacas, según cuenta la Directora del Centro del Patrimonio de Vilnius. Los fieles no se identificaban con la obra y se decidió remozarla basándose en la huella facial de la Sábana Santa de Turín.

Cuando muere Sopocko en 1975 era consciente de que con él se iba aquello por lo que había luchado. El cuadro estaba fuera de Polonia y la congregación disminuía a pasos agigantados. Fue Wojtyla quien tomó el relevo y el que, finalmente, colocó la advocación como uno de los referentes de la Iglesia Católica cuando ya era obispo de Roma

La mezcla de ficción y las declaraciones a cámara de testigos cualificados funciona muy intermitentemente. Se nota una inquietud por mostrar lugares y objetos relacionados con el guion, pero la combinación que deriva en el docudrama muchas veces actúa como una rémora para un largometraje que satisfará en sumo grado a los católicos practicantes, aunque difícilmente provocará nuevas vocaciones y una adhesión mayor a la Divina Misericordia. Entendemos que se debería haber hecho más hincapié en el espíritu y el valor de la iniciativa. Resulta imprecisa o se pasa de soslayo en aspectos fundamentales que hubieran requerido una mayor atención.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: