Saltar al contenido

She Dies Tomorrow (*)

26 octubre 2020

El contagio de una premonición

Amy piensa que va a morir al día siguiente. Así se lo confía a su mejor amiga, quien poco después tiene el mismo presentimiento. Lo que siente la protagonista es altamente contagioso y aparentemente se convierte en una pandemia descontrolada que puede afectar a cualquiera con el que tengan contacto.

A veces, una buena premisa se pierde por una puesta en escena desperdiciada o demasiado peculiar. Esto último es lo que le sucede a She Dies Tomorrow. Su artífice, Amy Seimetz cuenta con una historia atractiva y perversa que transforma en con un planteamiento prácticamente experimental. Predomina el hieratismo, que no deja de ser en este caso un nihilismo mal entendido. Hay muchas influencias del cine europeo en esta propuesta, que incluso coquetea a distancia con el surrealismo al mejor estilo de Luis Buñuel.

El interior alberga una historia potente. Amy –Kate Lyn Sheil- está convencida de que va a morir al día siguiente. Lo sabemos porque se lo dice a su amiga Jane –Jane Adamas-, quien tenía reticencias para encontrarse con ella debido a una inminente fiesta de cumpleaños. De todas formas, decide visitarla en la nueva casa que acaba de adquirir la protagonista, y la felicita por ello. En cuanto a su premonición, lo achaca a los efectos del alcohol, ya que parece que ha vuelto a beber después de haber sido una adicta.

Los pelos comienzan a ponerse de punta cuando Jane acude en pijama a la mencionada fiesta y muestra el mismo convencimiento que Amy. Posteriormente, su hermano Jason –Chris Messina- y su cuñada Susan –Katie Aselton- se suman a esa idea. Nada parece detener un contagio que se adivina pandémico por mucho que no se explique si pasado el día siguiente se detendrá ese maleficio o perdurará en el tiempo.

Aquí no hay elementos mecánicos o tecnológicos para asustar al respetable. El temor a la muerte es algo consustancial al ser humano y la aceptación conlleva acciones de difícil explicación. El terror psicológico se alimenta en este film por un posible contagio. Se propaga a través de la mente, de casi una superstición, lo que todavía es más terrorífico. Tampoco es un sino que depare el destino. Simplemente, es la propagación del convencimiento de una muerte inminente sin ningún signo evidente o advertencia anterior.

Como en todo contagio, hay un paciente cero, y el de los personajes que nos encontramos es, según se cuenta en un flashback. Amy pasó el fin de semana con su novio Craig –Kentucker Adley- en la casa de vacaciones del hermano de él. Pidieron una pizza y ese fue el motivo de la epidemia. Después del planteamiento inicial y del envoltorio fabricado por Seimetz esperábamos algo menos prosaico, más inmaterial. De esta forma, ese elemento recurrente se pone a la altura del teléfono, el video o el propio televisor como elemento desencadénate de los horrores.

Ese planeamiento está muy bien, pero todo se descompone con una puesta en escena que juega en todo momento con lo experimental. Las dos líneas, la argumental y la narrativa no parecen casar en ningún momento. Como agua y aceite, las expectativas de la primera se sumergen en el combinado y permite flotar a una puesta en escena muy personal, nada condescendiente y en la que su responsable se mira directamente al ombligo.

La fórmula por la que se ha decidido contarla, incluidos los caleidoscopios coloristas, combinaría mejor con otra propuesta y el contenido parece exigir otro aspecto formal. Por eso, aunque la síntesis sea atractiva, el conjunto es provocativo. Tan explícito que a muchos les parecerá aburrido. Y esa inercia del principio no consigue levantar al vuelo pese a que tiene a su favor un metraje sencillo. Solo 84 minutos.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: