Saltar al contenido

Relic (**1/2)

27 octubre 2020

Tres generaciones de angustia

La desaparición de una mujer mayor, con una evidente demencia, obliga a que las autoridades contacten con su hija. Esta se pone en camino junto a la nieta de la mujer que propicia el viaje, a sabiendas que hay una larga tradición familiar de enfermedades seniles. Además, la casa parece ocultar más de un misterio.

Nueva producción de terror que llega de Australia y cuyo responsable también es primerizo. Natalie Erika James, de ascendencia oriental, se presentó en sociedad en el Festival de Sundance con Relic, film que se nutre de dos líneas preferentes. Por una parte el alzheimer y la demencia senil, en este caso hereditaria; y, por otro la tradición de cine japonés de entes oscuros y casas encantadas. Ambas cuestiones se funden en una propuesta interesante que va creciendo en el horror a medida que nos olvidamos de la enfermedad.

Edna –Robyn Nevin- es una octogenaria que vive en una casa unifamiliar en una pequeña localidad australiana. Aquejada de demencia senil, su desaparición provoca que las autoridades contacten con su primogénita, Kay –Emily Mortimer-, quien acude desde Melburne acompañada de su hija Sam –Bella Heathcote-. En el hogar de la desaparecida encuentran notas extrañas, apenas comprensibles y el misterio se incrementa hasta que la abuela reaparece como si nada hubiera pasado.

Lo que se pone en evidencia es que tiene momentos de lucidez y otros en los que parece no recordar ni lo que se le acaba de preguntar. El texto aprovecha para mostrar las diferencias, que van más allá de las que derivan de las generacionales, entre ella y su hija, como también entre Kay y Bella. Es bien sabido que una de las posibilidades que se desencadenan a causa del alzheimer puede ser la violenta. Ese es el caso de Edna que, además, muestra unas enigmáticas marcas en su cuerpo. Lo más doloroso es que la situación es hereditaria y en la familia hay precedentes que así lo señalan

El horror que se supone en esta producción parece brillar por su ausencia. Si existe, viene por la carga psicológica aportada por sus personajes, hasta el punto de que parece más bien un estudio sobre la pérdida de la razón agudizada por los fantasmas familiares y los desencuentros entre representantes de tres generaciones. Cuando parecía que no iba a existir una escapatoria clara, se produce un cambio radical y deriva hacia una propuesta de terror más convencional, y posiblemente menos valiosa. Pero no es menos efectiva.

Las marcas en el cuerpo de Edna eran una pista. De la casa comienzan a surgir ruidos extraños y todo apunta a que entes fantasmagóricos pululan por ella. Además, sus muros y habitaciones parecen cobrar vida y comienzan a cambiar sobre la marcha. Relic se convierte entonces en un film de supervivencia, con todos los convencionalismos que se pueden esperar de una producción de estas características.

Natalie Erika James huye de la complejidad. Los detractores de esta apuesta pueden argumentar que la propuesta es bastante simple, pero hay que contar con el buen hacer de esta directora. Consigue que su película vaya creciendo y obtiene un nivel alto cuando la claustrofobia invade la pantalla, y también a los espectadores. Precisamente, cuanto menos se complica la puesta en escena es cuando todo resulta más efectivo, consiguiendo buenos pasajes de horror y ese grado incómodo que suele acompañar a las enfermedades mentales.

Cuenta su responsable que la historia surgió cuando cuidaba a su propia abuela. De un epicentro autobiográfico surge un largometraje que sirve para mostrarnos a una cineasta que, sobre el papel, tiene mucho que decir. No era fácil compaginar los reveses psicológicos con el pánico más tradicional. Ella lo ha conseguido. Los sustos se alternan dentro del guion con eficiencia y su ópera prima cabalga siempre a lomos de la elegancia sin descuidar los sobresaltos en ningún momento.

From → General

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: