Saltar al contenido

The Mistery of Pink Flamingo

19 noviembre 2020

Satisfaciendo su obsesión

Un excéntrico personaje está obsesionado por desvelar las claves que sostienen uno de los iconos kitsch por excelencia, el flamenco rosa. Para ello, abandona su mundo cerrado de ingeniero de sonido y se lanza abiertamente a conocer gente por diferentes lugares para satisfacer su curiosidad.

El flamenco rosa es un icono del kitch. Se encuentra casi por doquier, rodeándonos. A veces, no nos damos cuenta, pero sus representaciones y sus bandadas están ahí, apoyados en una sala pata y con su estilo tan señorial. En 1972 John Waters dirigió a Divine en Pink Flamingos y desde entonces el atractivo y las sensaciones que dejan esta zancuda no ha dejado de crecer. En la península de Florida, a la que en este trabajo se denomina el pene de Estados Unidos, se ha convertido en un todo un símbolo.

Un excéntrico personaje llamado Rigo Pex siente como su existencia se ve perturbada por el extraño fenómeno de esos pájaros rosas que parecen seguirlo a todas partes. Se trata de un ingeniero de sonido metódico y ordenado cuya gran pasión fuera de su centro de trabajo es grabar los sónicos de su ciudad. Tiene meticulosamente almacenadas las grabaciones de cada calle, a las que regresa cada cierto tiempo para comprobar si sus sones han cambiado.

La cámara sigue sus pasos con rectitud y ortodoxia. Cuando advierte que los flamencos le rodean, decide ponerse el mundo por montera e iniciar una aventura personal, un camino iniciático que convierte esta propuesta en una road movie. En su anterior propuesta, Europa en 8 bits, Javier Polo García exploraba el universo de la música chip. Ahora ha encontrado otro filón, cercano, próximo y tan cotidiano y excéntrico como el anterior. Tanto, que quizá por lo frecuente llega a pasarnos desapercibido.

Se cataloga como un documental, y no lo es tanto en realidad. Tiene aspectos de él, como la fábrica en la que se reproducen los flamencos rosas, la presencia de John Waters o de otras figuras relacionadas con el animal. Es el caso de Kitten Kay Sera, conocida como Pink Lady of Hollywood. Solo viste de rosa y lleva a cabo un homenaje permanente a Doris Day. Otras participaciones tienen que ver con la recientemente fallecida compositora Allee Willis, la banda británica Kero Kero Bonito, o el actor Eduardo Casanova.

La historia comienza en Valencia y termina recorriendo diversos estados de Norteamérica, desde Florida a California, pasando por Wisconsin o Nevada, donde se encuentra el hotel Pink Flamingo, el primero construido en Las Vegas. De repente, mientras se desplazaban de un lugar a otro, aparecía un motel o cualquier establecimiento señalado con un flamenco rosa y el equipo se paraba para rodar. Para entonces, la cámara se movía libremente, buscaba espacios más abiertos, coloristas y atractivos. Un mundo kitsch. Además, el vestuario de Rigo Pex era cada vez más psicodélico o cantoso.

Antes de cruzar el Atlántico, la Península Ibérica ofrece localizaciones muy significativas para el propósito de este falso documental. Por ejemplo, la Muralla Roja de Alicante, creada por Ricardo Bofill, la Laguna Rosa de Torrevieja, y una cadena de hoteles. En Norteamérica, el art déco de Miami es otro referente, como la empresa creada por Mr. Featherstone en 1957 para fabricar flamencos rosas de plástico. En general, los elementos rosas están repartidos por doquier y, seguramente, este trabajo deja en el tintero a la mayoría. Florida es un referente y ahí queda la serie Miami Vice para argumentarlo.

Se podrá estar subyugado o no por estas zancudas que, según Javier Polo Gandía pueden derivar de los grandes saurios si nos atenemos a sus patas palmípedas. Lo cierto es que un ejemplo magnífico de persecución de una idea, de una obsesión. Desde el punto de vista de investigación y de ser fieles a una especulación resulta impecable. Si alguien tiene interés en apremiar una obcecación, este largometraje debe servirle de referencia.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: