Saltar al contenido

Bajocero (**1/2)

29 enero 2021
Bajocero

Bajocero – La hora de la redención

En una cruda noche de invierno un furgón blindado es asaltado durante un traslado de presos. Alguien busca a uno de ellos y no parará hasta sacarlo. El único obstáculo es Martín, el conductor, que consigue atrincherarse dentro del vehículo con los reclusos. La situación se complica a causa de un frío implacable.

Un traslado de presos puede no ser tan rutinario. Sobre todo, en la comisaría a la que han trasladado a Martín -Javier Gutiérrez-. Será su primer trabajo en el nuevo destino y tendrá que acompañar a Montesinos -Isak Férriz-, un policía rudo de métodos que rebasan los límites. Tras una secuencia en la que nos presentan al protagonista con su familia y que resulta absolutamente prescindible, comienza la operación que deberá ser llevada por la noche en un ambiente gélido.

A diferencia con 16 calles, no es uno sino varios los reclusos que serán trasladados. No se dice a donde, pero a juzgar por la niebla y la nieve, parece que al norte. En el interior del blindado, escoltado por un vehículo oficial que abre camino, se encuentran un gigantón rumano, un contable corrupto, delincuentes comunes peligrosos y otros dos más significativos. Nano -Patrick Criado-, ha entrado y salido de prisión varias veces; Ramis -Luis Callejo-, que sueña con abrir un bar en el Caribe, tiene más causas en su contra a lo largo de su carrera delictiva.

La noche es totalmente desapacible y fuera hay quien está perpetrando una acción para sacar a uno de los presos. Hay varios candidatos y el caso es que después de abatir a los uniformados de la escolta y de dejar malherido a Montesinos, Martín se queda en el interior con los condenados. A lo largo de una noche intempestiva, con temperaturas bajo cero, todos ellos se verán obligados a colaborar, al tiempo que el policía terminará poniendo en duda sus principios.

Lluís Quílez es el responsable de esta nueva apuesta de Netflix por los productos nacionales. La trama es atractiva y mantiene la intriga prácticamente hasta el final. Hay un deseo por hurgar en la psique de los personajes principales. Un propósito que no termina de convencer y que se vuelca más en las redenciones particulares de cada uno de ellos. La mayoría tiene algo que superar, pero no así Martín que, sin embargo, debería evolucionar de forma más palpable a medida que avanza la película.

El reparto es convincente y cada uno de los actores se entrega a sus respectivos roles. Destaca Luis Callejo, y nos quedamos con ganas de que su papel hubiera sido más relevante. Ramis ejerce como principal hilo conductor de un guion que ofrece dudas en algunos fragmentos. Van desde las propias normas de la policía, a situaciones que debieran haberse resuelto de manera más lógica.

El film muestra algunas secuencias muy dignas. Especialmente, la del furgón sobre un lago helado, que desemboca en los momentos de mayor tensión. El aspecto visual está muy por encima del texto, que alberga diversas incongruencias de difícil justificación. El conjunto pierde fuerza en la parte final, donde se mantiene una de las premisas generales desde que comienza la aventura.

Hablamos de la soledad y el aislamiento. La noche, las carreteras secundarias y especialmente el frío y la niebla abocan a que no haya circulación. Un hecho que extraña a lo largo de toda la noche. Unido a la ausencia de teléfonos móviles y a una zona de mala cobertura, tenemos la explicación de la ausencia de ayuda a las fuerzas del orden. La España vaciada también juega su papel en esta historia.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: