Saltar al contenido

Que viene el lobo (Cry World)(***1/2)

16 marzo 2021
Que viene el lobo

¿A quién hay que creer?

Miniserie de TV. Holly, una niña de 14 años, ha llamado la atención del profesorado tras escribir una redacción escolar donde expone con detalle el supuesto comportamiento violento de su padrastro. Los padres niegan las acusaciones y mantienen que la niña se ha inventado todo en un arranque de rebeldía adolescente.

Esta multipremiada miniserie danesa, adquirida por Mocistar +, consta de ocho capítulos de cincuenta minutos cada uno de duración, se centra en el maltrato infantil, aunque lo hace desde una vertiente novedosa. Una niña de catorce años escribe una redacción que despierta el interés del profesorado. El caso cae en manos de un veterano asistente social que ordena su inmediata junto con su hermanastro de la unidad familiar.

A Holly Molgard -Flora Ofelia Hofmann Lindahl- le gustaría vivir en otro lugar junto a su madre Dea -Christine Albeck Borge- y su hermanastro Theo -Noah Storm Otto-. En una redacción rutinaria del colegio narra un pasaje de violencia doméstica y malos tratos que llama la atención de su tutor. Decidido a que se profundice el origen de esas referencias, pone el asunto en manos de Lars Madsen -Bjarne Henriksen-, un orondo y veterano agente social.

Las declaraciones de la chica le invitan a pensar en malos tratos por parte de Simon Hansen -Peter Plaugborg-, su padrastro, y decide hablar con su hermano pequeño. Theo tiene un brazo roto y no se desprende de una careta con un dibujo de monstruo, tema recurrente en sus grabados. Lars, que sufre con el recuerdo de un caso que se le escapó de las manos por no actuar de forma diligente, ordena la extracción inmediata de los dos chavales del domicilio familiar.

Mientras se prepara la correspondiente vista, los menores quedan a cargo de Dorte -Lone Rodbroe- y de su esposo, habituados a ejercer de padres temporales de acogida. Holly se reafirma en sus afirmaciones, aunque en ningún momento alega malos tratos de Simon hacia su persona. Las pruebas médicas certifican que no hay violencia. Theo va retrasado en los estudios y muestra heridas anteriores a su fractura limpia, producida a consecuencia de una caída. Se descarta cualquier otra acción exterior.

En el hogar paterno la situación no es fácil. Dea es pedagoga y echa de menos a los chavales, especialmente a su hija, de mirada profunda, retraída y escasamente comunicativa. En algún momento parece temer a Simon, aunque ambos se entregan ardorosamente. Estuvo casada anteriormente con el padre de Holly, al que califica de un hombre malo y del que no ha vuelto a saber en mucho tiempo. Su actual compañero fue condenado dos veces con anterioridad y se ha cambiado de domicilio varias veces en los últimos años.

Hay motivos para desconfiar del adulto, pero también para suponer que su hijastra no dice la verdad. Las autoridades deciden que los pequeños sigan en la casa de acogida mientras se profundiza en la investigación. Lars, el verdadero protagonista de la historia, está convencido que algo oscuro sucede en el domicilio de los Hansen, pero también parecen fiables las declaraciones de los dos componentes del matrimonio. Más que un thriller, se desarrolla una inquietud en el espectador, que deberá desentrañar el misterio antes del desenlace final.

Hay cuatro realizadores que se responsabilizaron de los diferentes capítulos y cinco guionistas que proponen un estudio de personajes muy distinto al film de Thomas Vinterberg, La caza, que fue candidato al Oscar y le supuso el premio de interpretación en Cannes a Mads Mikkelsen. En aquella ocasión se jugaba con el destino de hombre que intentaba rehacer su vida y con una acusación que podía ser puesta en entredicho.

Sucede lo mismo con esta miniserie, en el que las dudas asoman en cualquier esquina. Con una fotografía demasiado oscura en los pasajes más dramáticos, también se busca la verdad. En entredicho quedan las figuras de una niña que puede sentirse desplazada por el nuevo matrimonio de su madre. También en el de un hombre con antecedentes violentos y, por supuesto, la credibilidad de un asistente social cuya intuición parece no mezclar demasiado bien con las pruebas a su alcance.

From → Televisión

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: