Saltar al contenido

Sueños de una escritora en Nueva York (My Salinger Year) (**1/2)

5 junio 2021
Sueños de una escritora en Nueva York

Una autora entre el centeno

A finales de los 90, Joanna sueña con ser una gran escritora. Consigue trabajo en una de las principales agencias literarias de Nueva York como ayudante de la directora y, entre otras tareas, ha de responder las numerosas cartas que envían los lectores de uno de los autores de la firma, el mítico J.D. Salinger.

Es bastante frecuente que las empresas editoriales, o los propios agentes, respondan genéricamente a las misivas epistolares que los fans de escritores de éxito remiten a los autores. La mayoría de las ocasiones, los literatos ni siquiera tienen conciencia de esos envíos. Joanna Rakoff dio una vuelta de tuerca a esa tarea cuando estuvo trabajando como ayudante de la directora en una de las principales agencias neoyorquinas. Esa actividad la reflejó en un exitoso volumen autobiográfico que ha desembocado en este film.

La propia autora es responsable del guion junto al cineasta canadiense Philippe Falardeau, responsable de El profesor Lazhar. Parte de una composición en la que abundan los tonos sepia, lo que entronca con la concepción visual que puede proporcionar cualquier librería antigua, aquellas en las que el tiempo parece no transcurrir y el ambiente se nos antoja particularmente espeso. A ello se une una bella estampa de Nueva York, ciudad en la que recala su protagonista.

A la metrópoli llega Joanna –Margaret Qualley-, con una mirada viva y los mismos sueños de muchos jóvenes en su mochila. Quiere ser una gran escritora y por ello compromete a su novio, a quien pronto cambiará por Don –Douglas Booth-, con quien compartirá apartamento poco después de haber encontrado trabajo. Lo consigue en una agencia literaria de postín y queda a las órdenes de su directora, Margaret –Sigourney Weaver-, quien cada vez irá confiando más en ella.

Uno de los escritores de la firma es J.D. Salinger, el celebrado autor de El guardián entre el centeno. Entre las funciones de la protagonista se encuentra responder a las cartas enviadas por los lectores a los literatos y ella comienza a estar tentada por ofrecer un toque personal a sus respuestas, apartándose de la línea genérica y ambigua que suele ser habitual en estas corporaciones. Coincide con la edición del cuento Hapworth 16, 1924, que anteriormente había sido publicado en el The New Yorker.

Joanna, que nunca había leído ningún texto de Salinger –Tim Post-, quien era bastante reservado con respecto a su vida privada, decide ir a visitarlo. Desemboca en una reunión en la universidad de Georgetown entre ella, el escritor y la editorial. En esa fecha, su antiguo novio da un concierto en Washington. A partir de ese momento, la joven, que no ha abandonado ni una milésima parte de su deseo de ser escritora, deberá afrontar una serie de decisiones que marcarán su futuro.

El ambiente está muy conseguido y la época perfectamente retratada. Estamos en un tiempo en que las personas recelaban de los textos informáticos y preferían la máquina de escribir de toda la vida. El espíritu de la película nos deja el poso de un trabajo que suponemos temporal y que puede servir de soporte hasta que consigamos abrazar nuestros deseos más profundos. Joanna trabaja para pagar sus facturas, aunque su sueño permanezca indeleble. La empresa en la que encuentra acomodo huye de quienes pretenden ganarse la vida como escritores.

La parte más vulgar relaciona a las dos mujeres protagonistas. La veterana triunfadora que no cree que pueda llegar otra como ella y la idealista e imaginativa joven que, a sus habilidades naturales, se suma un aprendizaje veloz. Por eso la película va perdiendo garra y del alto nivel inicial se pasa a una línea inferior y conocida. Lo que continúa impertérrito es el ambiente neoyorquino, con librerías a cada esquina y poetas dispuestos a declamar sus versos en cualquier momento. Época efervescente que la informática cercenó casi de inmediato.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: