Saltar al contenido

Mullholand Drive (***)

7 junio 2021

¡Silencio! No hay banda

Betty Elms, una joven aspirante a actriz. Llega a Los Ángeles para convertirse en estrella de cine y se aloja en el apartamento de su tía. Allí conoce a la enigmática Rita, una mujer que padece amnesia a causa de un accidente sufrido en Mulholland Drive. Juntas, deciden investigar quién es esa mujer y cómo llegó hasta allí.

En 2001 David Lynch ya gozaba de un reconocido prestigio cinematográfico. Con este título fue galardonado en Cannes con la mejor dirección y también aspiró a al Oscar en el mismo apartado. Una propuesta difícil de encasillar puesto que muestra pasajes de thriller psicológico, aunque sin olvidarnos de la homosexualidad, el cine dentro del cine y, sobre todo, del surrealismo. Bien podríamos decir que es una historia de cine negro pasada por el tamiz visionario del cineasta de Montana.

Hablar del argumento no resulta una tarea sencilla. Es preferible centrarnos en dos mujeres, la rubia Betty Elms -Naomi Watts- y la morena y exuberante Rita -Laura Elena Harring-. La primera solo había aparecido hasta entonces en series de TV y fue protagonista de la cuarta entrega de Los chicos del maíz, que yo quitaría de mi filmografía si fuese ella. Once años más tarde aspiraría al Oscar gracias a Lo imposible. Encarna a una muchacha soñadora que llega de Ontario, Canadá, a Los Ángeles y se instala en casa de su tía con la esperanza de ser actriz.

Nacida en México, la segunda no ha tenido una carrera exitosa. Al inicio, viaja en un auto del que la conminan a salir apuntándola con una pistola. Un accidente de tráfico en Mulholland Drive se lleva por delante el vehículo y ella desciende colina abajo hasta introducirse en el apartamento donde se instalará Betty poco después. Unos mafiosos hablan de que la chica sigue con vida y a un director de cine, Adam Kesher -Justin Theroux-, alter ego del propio Lynch, le imponen dos hermanos de origen italiano una actriz para su próximo film.

Entre asesinos, rodajes, castin y personajes extravagantes que provocan la sonrisa entre el puzle que intentamos conformar, la ingenua Betty ayuda a la desconocida a reencontrarse con su pasado. Ni siquiera sabe como se llama y su nombre lo eligió al ver un poster de Gilda. Sabe que la persiguen y han de ser cautas. La sombra de Hitchcock planea sobre la pantalla, pero Lynch se desmarca rápidamente hasta que se produce un punto de inflexión. Una secuencia lésbica que hace subir la temperatura.

Esa noche acuden a un club nocturno llamado Silencio en el que el maestro de ceremonias insiste en que nada es real, ni siquiera la banda que suena. Todo es una ilusión. Será también una advertencia para el espectador porque, a partir de ese momento, aparecen nuevos personajes, otros ocupan un rol diferente y las secuencias se hilvanan sin que parezca existir una conexión entre ellas. Cuando crees que has superado el galimatías, se produce un vuelco que te obliga a replantear todo lo anterior. Surrealismo cinematográfico en estado puro.

Cuanto más incomprensible es el argumento o más enrevesado resulta, menos puedes apartar los ojos de la pantalla. Tal es el poder hipnótico de su responsable. Cuenta, además, con un buen montaje y una excelente partitura de su músico de cabecera, el neoyorquino Angelo Badalamenti. Desembocamos así en un contrasentido evidente. Al relato le faltan piezas, o nexos de unión y hasta podría calificarse de pedante. A cambio, la visión onírica nos cautiva y nos dejamos llevar por un engaño caótico que aceptamos con reverencia.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: