Saltar al contenido

La mujer del espía (Spy no tsuma – Wife of a Spy)(***1/2)

5 julio 2021
La mujer del espía

Con la guerra como amenaza

En vísperas del estallido de la II Guerra Mundial el director de una compañía comercial en Kobe descubre un terrible secreto nacional. En nombre de la justicia decide hacerlo público, lo que le convierte al instante en un enemigo público. Su esposa asegura creerle y jura que estará a su lado independientemente de las consecuencias. 

La primera película de época de Kiyoshi Kurosawa se sitúa a la altura de sus mejores trabajos, como Tokyo Sonata o La senda de la serpiente. Se desarrolla en Kobe durante la época que precedió a la Segunda Guerra Mundial. Con un relato centrado en la cabeza visible de una compañía de importación y exportación, revisa las bases del Japón moderno. Lo hace por medio de un drama combinado con un thriller de espionaje que va in crescendo hasta alcanzar cotas muy relevantes.

El protagonista es Yusaku Fukuhara -Issey Takahashi-, que ve como uno de los comerciantes británicos con los que hace negocio es arrestado a las puertas de su empresa acusado de ser un espía. Son tiempos convulsos en los que el eje Berlín-Roma-Tokio califica de enemigo a todo aquel que no siga su dictado. Está casado con Satoko -Yu Aoi-, una actriz de cine mudo y ve como un amigo de antaño, Taiji Tsumori -Masahiro Higashide- ha sido ascendido dentro del ejército hasta encabezar la demarcación en la que viven.

En un viaje a Manchuria, durante 1940, Yusaku descubre un terrible secreto nacional. Decide denunciarlo en honor a la justicia y esa iniciativa le convierte en un enemigo público. El oficial al mando, que está secretamente enamorado de Satoko no pierde detalle, mientras ella cree a su esposo y le confirma que estará a su lado independientemente de las consecuencias.

El comienzo es farragoso. Se presentan muchos personajes y el ritmo es lento, aspecto que continúa durante toda la proyección, aunque sea el que necesite realmente en la segunda parte. La época de aquel Japón pre bélico se muestra por la presencia de soldados en las calles. En cuanto al sentimiento personal se pone de manifiesto cuando Taiji no quiere probar el güisqui en casa de los Fukuhara porque se trata de una bebida de importación. De igual forma está mal vista la indumentaria occidental.

Hay torturas y también esperanzas. Yusaku sabe que tiene que huir del país y llevarse consigo a su esposa. Estados Unidos es el destino soñado. La situación de ambos se complica por la intervención de un familiar que viajó a Manchuria con el protagonista. También por la presencia de Fumio Takeshita -Ryôta Bandó-, que regresó con ellos del mismo viaje y cuyos actos resultan equívocos.

Parece, en principio, que mantiene una relación amorosa con Yusaku, aunque la realidad será bien distinta y se integra en una trama donde el cine dentro del cine cobra un especial protagonismo. El drama queda absorbido por el thriller en un conjunto en el que cuesta entrar y luego se paladea por la evolución de la historia y la buena puesta en escena. La producción está cuidada, al igual que la partitura de Ryosuke Nagaoka, si bien ésta última se muestra irregular debido a sus concesiones.

Hay que destacar un aparente filtro que nos remite a las películas de la época o, cuando menos, pretende crear su atmósfera. Lo que para unos resulta un hallazgo, para otros puede significar un inconveniente. Quizás se deba a la tecnología en 8k desarrollada por una productora japonesa y que, dependiendo de la pantalla en la que se proyecte tenga mayor o menor nitidez. De la misma forma hay que hacer notar la ausencia de elipsis que podrían haber colaborado a la mejor digestión de la propuesta.

Ganadora del Premio al Mejor Director en el Festival de Venecia, propone temas imperecederos. Se centra en el amor, la amistad y, sobre todo, en la lealtad. Combinada con el honor, afecta directamente a los protagonistas en una época de contradicciones y particularmente sensible. La elegancia es la nota predominante a lo largo de toda una proyección que puede desesperar al principio y atrapa sin cortapisas en su segunda mitad.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: