Saltar al contenido

La viajante (**)

6 julio 2021
La viajate

Una clase de ciencias naturales

La vida de Ángela se desvanece ante sus ojos. Impulsada por una rutina vacía, se aventurará en un viaje a través de tierras remotas, donde descubrirá un interés especial por grabar insectos con la cámara de su madre. Sin desearlo, tendrá que enfrentarse a inesperados y desconocidos impulsos de su soledad.

Si necesitásemos una sola palabra para definir este trabajo de Miguel Mejías escogeríamos enigmática. Su primer largometraje es una obra muy calculada, calibrada al máximo, lo que no quiere decir que todo lo que consigue sea tremendamente efectivo. La propuesta encaja en ese cajón de sastre llamado cine experimental. Un apartado que engloba a todos aquellos títulos que no muestran una línea coherente y superficial en su trama. Estas películas son intimistas, de ardua comprensión y difícil aceptación popular.

En la superficie, se trata de una road movie en la que su protagonista, una mujer de treinta y cinco años, descubrirá su propia naturaleza. Hasta entonces, el viaje es complicado, aunque siempre a expensas de una especie de renacimiento espiritual al que se llega después de una buena ración de aprendizaje. Ángela, interpretada por Ángela Boix, la compañera sentimental del director, se dispone a enterrar las cenizas de su madre en el desierto, donde tantas jornadas habían pasado juntos dedicadas a la entomología.

La pasión por esa ciencia la heredó el personaje central, aunque no se dedique profesionalmente a ello. De ahí que ocupe una parte vital en el desarrollo. Sentada al volante de un Ford Taunus, ve a su madre en el asiento del acompañante. Ya no está con ella, pero su recuerdo permanece. Es el mismo automóvil en el que tiene encuentros sexuales con un trabajador de un parque de atracciones –Niklas Schmich-. Su contacto físico es el menor posible.

Después de haber dejado los restos de su madre, Ángela emprende camino hacia el Norte. Algo está cambiando en ella. Aparecen nuevos instintos dominantes que se ponen de manifiesto de manera más diáfana cuando recoge a un autoestopista –Miquel Insúa-, un profesor de humanidades que recita poemas surrealistas. Ambos muestran una personalidad llena de claroscuros que puede resultar trágica.

El poso que ha dejado en Ángela su madre es cada vez más palpable. Primero, con su cámara de fotos. La protagonista la recoge y empieza a sacar instantáneas del camino. Después, las grabaciones en súper 8 que conservaba su progenitora, algunas de las cuales disfrutamos en la pantalla. Las vemos con parte de su color primigenio ya perdido, con referencia a su trabajo, pero especialmente con el atractivo que tiene lo rancio. A la postre, esas imágenes deterioradas con el paso del tiempo serán útiles para acotar el entorno en que nos desenvolvemos.

Esas grabaciones son importantes. Dan la sensación del transcurso del tiempo, de algo pasado. A la protagonista apenas le importa que la cámara esté cargada o no. Retrata lo que ve, lo que pasa ante sus ojos. Principalmente insectos, coleópteros sobe todo. Es la continuación del cineasta, que también capta lo que sucede con su personaje. De especial relieve es la mariposa que revolotea en torno a Ángela. Rememora el espíritu de los difuntos que regresan a visitar a los vivos, según el parecer de muchas culturas.

No hay diálogos apenas. Imágenes fijas, insectos que siguen su curso ajenos a lo que les rodea. Los personajes también parecen inertes, como el paisaje. El cine experimental adquiere carta de naturaleza tras un planteamiento que duró tres años. Miguel Mejías no pretende gustar. Simplemente, hacer la película que deseaba, con sus contraindicaciones incluidas.

No es un film de culto ni para mayorías. Es un claro ejemplo de obra personal hecha con el mimo de un artesano. Comparte momentos de singular belleza con otros en los que parece chocar contra un muro de piedra. El resultado es singular e interesante, no exento de atractivo. En esencia, un film sobre la soledad y los sentimientos que afloran con ella.

From → Cine

One Comment
  1. Florenciaescribe permalink

    ¡hermoso!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: