Saltar al contenido

Flashback (**)

18 julio 2021
Flashback

Recuerdos obsesivos

Tras un encuentro accidental con un amigo de su juventud que había olvidado, Fred viaja de manera literal y filosófica al pasado. Poco a poco comienza a desentrañar un misterio oculto sobre una chica desaparecida, una droga llamada Mercurio y una terrorífica criatura que le ha perseguido hasta su madurez.

El protagonista de esta historia creada por el canadiense Christopher MacBride se sitúa en el umbral de la treintena. Se trata de Fred Fitzell -Dylan O’Brien-, quien acude a un hospital acompañado de su esposa Karen -Hannah Gross- para visitar a su madre aquejada de un grave deterioro mental. El protagonista se encuentra inmerso en una crisis existencial. Su chica esta embarazada, su madre postrada en una cama sin un pronóstico claro y comienza a trabajar en una empresa que, de alguna forma, le hará olvidarse se su sueño de ser artista.

Todo a su alrededor se convierte en interrogante. Desde las cuestiones más profundas hasta otras más nimias, como el color de la pintura de su nueva casa. Todo se complica en su mente cuando se encuentra de manera accidental con un amigo de juventud al que prácticamente había olvidado. Desde ese instante, el pasado le acecha. Revive su amor de juventud con Cindy Williams -Maika Monroe-, siente la presencia casi constante de una terrorífica criatura que le persigue desde su juventud y tiene pesadillas con una enorme boca humana.

De alguna manera, es un regreso al pasado. Sin embargo, no tarda en producirse una extraña mezcolanza entre lo sucedido, el presente y el futuro. La explicación última es una droga conocida como Mercury que consumió poco antes de un examen decisivo cuando era estudiante. La tomó sin cortar y los efectos causados en quienes la utilizaban no eran nada recomendables.

Circunstancias anteriores o venideras se entrelazan y ante Fred se presentan todas las posibles vidas a explorar. Puede escoger entre cualquiera de ellas, pero se verá obligado a optar por solo una. Un abanico de misterios a resolver que datan de años atrás. Desde el auge de la citada droga, al hombre con la cicatriz que parece acosarle, pasando por las enormes fauces que reaparecen con frecuencia en sus pesadillas.

El proyecto de MacBride es ambicioso, aunque la exposición resulta confusa, como suele ser habitual en las propuestas de este tipo. Fred tiene demasiados senderos ante sí, pero el personaje no está bien definido. Se le ve deprimido desde el primer momento. Demasiado ensimismado y cariacontecido como para resultar convincente.

La película tiene momentos álgidos, como las vivencias entre el personaje central y Cindy, con la separación de ella flotando en el ambiente. Las explicaciones de los recurrentes fantasmas que le persiguen llegan a ser coherentes, y se incide en que todos ellos son traumas de infancia o de juventud. Esa conexión válida se mantiene, con altibajos y algunas vaguedades, hasta un final mucho menos interesante y demasiado condescendiente.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: