Saltar al contenido

El traficante (Body Brokers) (**1/2)

18 julio 2021
El traficante

Un negocio muy lucrativo

Dos yonkis sobreviven en las calles de una zona rural de Ohio hasta que conocen a un enigmático personaje que les ofrece la posibilidad de ingresar en una clínica de rehabilitación de Los Ángeles. Pese a sus ilusiones, no tardan en descubrir que la clínica es en realidad un pretexto para un oscuro negocio.

Este uno de esos ejemplos claros de lo que podría haber sido una buena película, pero que debido a un guion que tiende más al melodrama que a la denuncia baja un peldaño en su calidad. John Swab escribió una historia basada en hechos reales que él mismo llevó a la pantalla y se estrena en Movistar +. El núcleo central es el negocio redondo de las clínicas de rehabilitación, especialmente las ubicadas en California, que llegan a facturar hasta dos mil dólares por un simple análisis de orina.

Como sostiene un narrador, que también se presenta como un exitoso emprendedor –Frank Grillo-, el rendimiento exponencial no está en las curaciones, sino en las recaídas. La máquina sigue facturando y asegura una entrada de dinero constante. Para ello se necesitan señuelos, o Body Brokers, según el título en inglés. Para demostrar esa tesis, Swab se apoya en una pareja de jóvenes yonkis que intentan sobrevivir en una zona rural de Ohio.

Utah -Jack Kilmer- y Opal -Alice Englert- son expertos en pequeños atracos que les sirven para seguir manteniendo su adicción. Así hasta que se les acerca un tipo enigmático llamado Wood -Michael Kenneth Williams-. Después de invitarles a unas hamburguesas les ofrece la posibilidad de rehabilitarse. Incluso abonaría el pasaje en avión a Los Ángeles para ingresar en una clínica de rehabilitación. Él mismo pasó por idéntica situación y ahora está limpio.

La chica rechaza el ofrecimiento, pero Utah, que no estaba muy a gusto con el rumbo que tomaba su vida, decide aceptar la oferta. De esta forma ingresa en un centro elitista que, como es habitual en las grandes corporaciones norteamericanas, reservan un mínimo porcentaje para atender a quienes no pueden abonar la factura. El chico queda en manos de una consejera –Melissa Leo-, y cuenta por al apoyo asistencial de May -Jessica Rothe-.

Al tiempo que se ofrecen datos aplastantes del negocio, cuyos responsables se aproximan peligrosamente al intercambio de órganos, Utah queda tan desconcertado como los espectadores al tercer día de su estancia. Otro interno le pregunta cuanto le pagan. De la mano de Kenneth aprenderá los resortes, que no son otros que cautivar a otros drogadictos para convencerlos de las bondades del programa. Luego, si tienen seguro médico o pueden abonar los honorarios, hay que hacerlos recaer una y otra vez.

La temática es muy interesante puesto que se aparta de las clásicas historias de rehabilitación. Se exponen sin tapujos los siniestros movimientos subterráneos que multiplican los ingresos de un negocio millonario. En ellos se incluyen implantes dudosos desde el punto de vista médico, aunque altamente lucrativos. Cada operación puede elevarse a 60.000 dólares, una industria que solamente en California llega a facturar entre doce y setenta y dos millones de dólares anuales.

El caso es que cuando Utah se da cuenta de lo embarrado que está su camino, quizá no pueda echar marcha atrás. Vuelve a encontrarse con Opal, que acude al centro huyendo de la cárcel y el melodrama comienza a dominar muy por encima de la denuncia. La película se vuelve entonces más convencional y menos apetecible. No se puede achacar nada a los intérpretes, especialmente a Kenneth Williams y al elenco femenino. Simplemente, el guion termina devorándose a sí mismo por apartarse de las líneas maestras señaladas al comienzo.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: